El monolito dedicado a Rudolf

Rudolf Caracciola siempre fue uno de mis grandes mitos automovilísticos, como lo fue también su gran rival, Bernd Rosemeyer. Sus luchas a los mandos de sendos Mercedes y Auto Unión durante el periodo de entreguerras fue llamada la edad de oro del automovilismo.

Foto, Carlos Castellá

No estoy muy de acuerdo con ello, aunque sí es cierto que el apoyo del régimen alemán a las dos marcas provocó un gran paso adelante en el automovilismo deportivo que dejó obsoletas a la industria italiana y francesa en la materia.

Hans Stuck, el padre del actual presidente de la Federación alemana y ex piloto de Fórmula 1, de nacionalidad austriaca, coincidió con un alto militar alemán durante una cacería en 1925 en Munich. Le estuvo contando cual era su actividad ya que era piloto oficial de Auto Unión y le expuso cuan interesantes eran las carreras para promocionar la industria y de paso a Alemania. El oficial le dijo que “cuando yo mande, recuérdemelo”.

Foto, Daniel CastelláEn 1933, una vez Hitler en el poder, Stuck, de acuerdo con Auto Unión, intentó recordarle aquella conversación y al final consiguió hacerlo a través del ministro de industria. Éste, de acuerdo con el del bigotito, decidió ofrecer un presupuesto anual de 450.000 marcos a “aquella marca que decidiera construir un moderno bólido de competición”. Auto Unión se apunto de inmediato, pero con lo que no contaban era con que Mercedes hiciera lo mismo. En vista de ello no quedó más remedio que dividir la subvención entre las dos.

Ello mermó un tanto el poder de ambas marcas, pero igualmente pusieron mucho dinero de su parte para vencer cada una a la otra. Ambas construyeron coches magníficos y de concepción diferente (motor delantero Mercedes, trasero Auto Unión) y por supuesto buscaron a sus mejores pilotos para liderar el proyecto.

El gran baluarte de Auto Unión fue Bernd Rosemeyer, mientras en Mercedes el líder del nuevo equipo iba a ser Rudolf Caracciola. El nombre de Caracciola es de índole italiana, de familia noble siciliana. El origen parece venir del príncipe Bartolomeo Caraccilo, comandante del castillo de Ehrenbreitstein en Coblenza durante la guerra de los 30 años.IMG_2848

Otto Wilhelm Rudolf nació el 30 de enero de 1901 a las 3,30h de la mañana y era el cuarto hijo de Maximilian y Mathilde, propietarios de un hotel en Remagen, al sur de Bonn. Tras dedicarse a vender coches en Dresden y empezar a competir en subidas en cuesta (la gran especialidad de Stuck), corrió para Mercedes y cuando ésta se retiró de la competición, creó un equipo de dos coches con su amigo Louis Chiron en 1933. Compraron dos Alfa Romeo, y Mercedes le prestó un camión para transportarlos… Un grave accidente en Mónaco, en la primera carrera del año, le tuvo más de un año sin competir y a resultas del mismo quedó con una pierna más corta que la otra.

A pesar de ello Alfred Neubauer confió en él para liderar el retorno de Mercedes a la competición y “Caratsch” no le defraudó. Su palmarés es impresionante, sumando sus dos épocas antes y después de la retirada de Mercedes, con seis victorias en el Gran Premio de Alemania (incluido el inaugural), fue el primer no italiano en ganar las Mille Miglia (solo Stirling Moss lo conseguiría 24 años después) y ganó tres veces el Campeonato Europeo, precursor del Mundial actual. Su estrella empezó a declinar cuando Hermann Lang entró en el equipo, ya que pronto fue más rápido que él, algo que algún día u otro tenía que suceder, como les pasa a todos los grandes campeones.

1938 - 21 de Agosto, Rudolf Caracciola vencedor GP Suiza

Rudolf Caracciola a la llegada como vencedor del GP de Suiza de 1938.

Volviendo atrás y a su accidente en Mónaco, las consecuencias del mismo le obligaron a un largo reposo y en vista de ello él y su mujer Charlotte se trasladaron a vivir a Suiza. Mientras él trabajaba su recuperación su mujer murió, el 2 de Febrero de 1934, cuando una avalancha de nieve sorprendió a su grupo mientras estaban esquiando.

Rudolf estuvo en un tris de volverse loco e incluso en alguna ocasión llegó a pensar en el suicido. Afortunadamente para él, Alice Hoffmann, ex compañera del piloto monegasco Louis Chiron apareció en su vida, le recondujo sentimentalmente y acabó casándose con él. Fue ella, la reina del cronómetro, quien le animó a seguir luchando cuando los dolores le impedían conducir aquellos pesados mastodontes y poco a poco Rudolf consiguió dominarlos y volver a ganar carreras.

IMG_2859Después de la guerra mundial hizo un retorno en Indianapolis, donde sufrió un extraño accidente, para algunos un sabotaje, por causa de su nacionalidad alemana. En 1946 se hizo ciudadano suizo y todavía corrió hasta 1951 con licencia de ese país. Vivía en Scania cerca del lago Lugano. Hasta su muerte a los 58 años, recibió una paga de Mercedes.

Como bien sabéis, me gusta hacer “arqueología” automovilística así que hace unos años estuve buscando datos y cosas referidas a los pilotos alemanes de aquella y de otras épocas, a fin de aprovechar mis viajes al DTM para encontrar cosas curiosas. No hay muchas en mi lista, pero el pueblo de Remagen sí estaba porque vi que no estaba muy lejos del Eifel y que había esta estatua en recuerdo del gran Rudolf. Es curioso que en el Nurburgring, escenario de sus grandes éxitos, el recuerdo a él es muy somero, mucho más pequeño que los que hay dedicados a otros pilotos. Y en Oschersleben tienen todos los despachos dedicados a pilotos alemanes de renombre y también hay uno dedicado a él.

Naturalmente he visto lo del Nurburgring y si se lo de Oschersleben es porque lo encontré allí, así que me faltaba la estatua de su pueblo natal. Fui aprovechando la carrera de este año y la estatua, como se puede ver, está bien y en un sitio agradable. También pude ver el mural dedicado a los dos Caracciola famosos y el pueblo tiene incluso un pequeño recorrido dedicado al piloto, que incluye la casa-hotel donde nació. No llegué hasta allí porque me interesaba la estatua, ni tan siquiera fui hasta la plaza dedicada a él ya que no tenía tiempo para más. Pero a pesar de que vivió en Suiza y está enterrado allí, en su pueblo le recuerdan como se merece y eso siempre es de agradecer.

Anuncios

Acerca de Carlos Castellá

Soy Carlos Castellá, comentarista de automovilismo deportivo. Empecé de joven en el karting, modalidad que me permitió iniciarme en las carreras y en el periodismo, y que me llevó hasta la Fórmula 1, donde fui locutor de televisión durante siete temporadas. También he trabajado en otros campeonatos como la NASCAR, el WTCC, el DTM, las World Series, la Indy Car y tantas otras experiencias acumuladas a lo largo de los años, tanto periodísticas como reglamentarias e incluso jurídicas.
Esta entrada fue publicada en En recuerdo y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

44 respuestas a El monolito dedicado a Rudolf

  1. Tenista dijo:

    Hasta que una persona muy querida nos conto mediante relatos increibles la vida de Rudolf, no tenia ni idea de alguien y algo asi.

    La verdad es que estos relatos me sorprenden y me hacen viajar a otra epoca que debio de ser divertida, dura, tragica y enriquecedora.

    Grande Maese, como siempre.

  2. Borja Sanz dijo:

    Que casualidad. Esta semana he estado haciendo también arqueología del automovilismo, concretamente sobre el circuito de Lasarte y las carreras que tuvieron lugar allí.
    Caracciola ganó la última carrera disputada en el circuito vasco.
    Me encanta esta época del automovilismo.
    Igual ya lo conoces pero te dejo un enlace a un proyecto que te puede gustar. A mí me encanta.
    http://silverarrowsproject.com

    Saludos

    • Caramba, ¿queda algo reconocible de Lasarte?

      • Borja Sanz dijo:

        Bueno, las carreteras por las que discurría la carrera son, hoy en día y por entonces, carreteras públicas. Se puede hacer casi el total de los 17 kilómetros y pico del recorrido pero poco queda del original. Puedes reconocer algunos edificios, casas y puentes y en Lasarte las calles donde se colocaban la salida/meta y tribunas se llaman Calle Circuito y Calle Tribunas.
        Por lo demás no hay ni un museo, que yo sepa. Algo que recuerde lo que allí tuvo lugar. Es una pena que la guerra civil acabase con la carrera. Era el “Le Mans español” y hasta tenían parecido por el nombre (Lasarte / La Sarthe) 🙂

      • Es verdad, curiosa observación. Más o menos es como Montjuic, las calles son las mismas, pero cada día que pasa se va diluyendo el recuerdo de todo aquello. Es ley de vida.

  3. Manel dijo:

    Gracias por estos trocitos de historia Carlos. Toda la época que comentas respecto a Caracciola la conocí gracias a “Mujeres, hombres y motores”, creo que el titulo es en este orden. El primer libro de automovilismo que leí a la vez que me aficionaba al automovilismo clásico: impresionante.
    Recomiendo su lectura a aquellos que por edad o por no tener conocimiento de que existe, no lo han leído.
    saludos y felicitaciones por tu gran trabajo en los medios.

  4. Manel dijo:

    Perdon, “Hombres, mujeres y motores”, fácil de encontrar en pdf por la red. Perdon por no mirar antes…

  5. Andres dijo:

    Saludos…curioso el monolito, creo que sera de los pocos donde el piloto no esta en el auto….me quede pensando si ese “alto militar alemán durante una cacería en 1925 en Munich” es el doble de Chaplin, ya que para ese año no era militar…y creo estaba en prision. No vale la pena pensar en eso…Tambien creo que en Indy sufrio un accidente con un objeto que le golpeo la cabeza, esto en practicas
    Detalles aparte esa epoca ya las nuevas generaciones no tenemos ni idea como era correr asi con esos autos tan duros en esas carreteras…

  6. Antonio serrano dijo:

    La verdad que ahí material suficiente para hacer grandes documentales, incluso hasta alguna película, lastima que no haya ningún productor que se interese por estos temas, gracias Carlos aprendemos mucho contigo.

  7. Andres dijo:

    Saludos….una epoca la cual es dificil imaginar como le hacian para conducir esos autos -sin radio, control de traccion, transmision semiautomatica, alerones, KERS, llantas option o prime- en esas pistas -sin ruta de escape, sin asfaltar algunas, con objetos y personas cerca, sin Tilke!!!!-, una bonita epoca donde la competencia creo que era mas cerrada que ahora, al menos mas intensa por parte de los fabricantes….
    Me quede pensando si ese “alto militar alemán durante una cacería en 1925 en Munich” es el que decian parecia doble de Chaplin, ya que creo que por ese tiempo no era militar y estaba en prision…pero en fin, no vale la pena hablar de eso.

  8. huron dijo:

    Demasiado políticamente correcto. Por no nombrar a alguien no se va a cambiar la historia, el señor de bigotito se llamaba Adolf Hitler, sí era militar y no estaba preso. La corrección impide decir las cosas como son, durante su gobierno la industria alemana tuvo un auge que la llevó a ser referente mundial, en automovilismo entre otras cosas. Aparte estaba loco, era un dictador y un asesino, pero el dominio de los autos alemanes se debió a eso. Si alguien se ofende le pido disculpas, pero es la verdadera historia.

  9. Alexio 2008 dijo:

    Qué bueno Carlos. Las historias del automobilismo de pre guerra son apasionantes porque era todo muy artesanal y humano (en el sentido de no profesional ni tan técnico). Me encantan las historias “detrás de la historia”, como el detalle de la cacería.

    Además toda la situación de riesgo contribuía para que fueran llamados “caballeros de la velocidad”. Debajo del auto no sé cómo eran, pero había que tenerlas bien puestas para ser piloto en esa época.

    Gracias por estas historias.

    • Ciertamente eran de otra pasta, diferentes a los pilotos actuales, pero también es lógico, pasa en muchos deportes e incluso trabajos y actividades profesionales. El mundo cambia.

  10. Juan Carlos Blanco dijo:

    Excelente como siempre Carlos. En “HItler´s Motor Racing Battles” Eberhart Reuss (2008) asegura que el invitado a la cacería es Hitler. El mismo Reuss comenta que está en las memorias de Stuck publicadas en 1970. Stuck, siempre según Reuss, parece que lo disfraza un poco con la disculpa de que quien lo invita a la cacería es un tal Julius Schreck, chofer de Adolf, para que no sea tan evidente su contacto directo con el Führer. Por cierto, también dice Reuss que inicialmente toda la ayuda estatal iba a ser destinada a Mercedes-Benz y que el cambio de Stuck de Mercedes a Auto Unión podría haver motivado la división de la subvención entre las dos fábricas.
    Por cierto, no quiero saber más que nadie, ¡es que me has pillado literalmente leyendo el libro!

    • ¡Excelente aportación! Yo también tenía que la ayuda había de ser para Mercedes, pero luego al ver que era Stuck pensé que no podía ser, que era al revés. Ahora me cuadra todo.

  11. Rafa García dijo:

    Curiosa ultima foto. Casa Antonio López por aquellos lares…

  12. sardi2 dijo:

    Me encantan estas historias del automovilismo. ¿Por aquel entonces Mercedes no equipaba sus motores en la industria armamentistica de Alemania? En la guerra es cuando mayores avances tecnologicos y sanitarios normalmente se producen.

  13. Piti Pérez (@essePtres) dijo:

    Por favor, no dejes nunca de hacer “arqueología”, ¡¡¡ me encanta !!!

  14. Jacobo dijo:

    Son geniales las historias del automovilismo de preguerra. Gracias por ests historias de los Nuvolari, Varzi, Rosemeyer, Von Brautisch, Fagioli o el propio Caracciola que nos recuerdan que las raíces de la F1 vienen de mucho más atrás que el año 1950. Saludos!

    P.D: La belleza de los ´´Stromlinienwagen´´ con los que Auto Unión y Mercedes se disputaban el record de velocidad en las rudimentarias autobahn de aquéllos años pocas veces ha sido igualada…

  15. xioskhov dijo:

    Por si os interesa, la historia de estos pioneros del automovilismo está contada de forma magistral en un cómic del gran Marvano, por desgracia no está editado en España http://www.dargaud.com/grand-prix/album-4080/renaissance/

  16. cies dijo:

    Recuerdo una serie de dibujos animados que tenía a Rudy Caracciola como protagonista, si la encontrase …

  17. Chueco dijo:

    Me lo apunto a mis “debes” cuando vuelva por Alemania. Estuve en el cementerio de Castagnola (Lugano) frente a su tumba y fue una sensación especial.
    (Villa) Scania era el nombre de la casa en donde vivía Rudy con Baby, su mujer.
    Gracias por la entrada, Maese

  18. Hay entradas, y entradas. Esta es maravillosa, así que gracias. Y me permito hacer una addenda en cuanto a homenajes al gran Caracciola: hay una curva en el Nordschleife, la más famosa sin duda, que lleva su nombre: Caracciola Karusell. No es poco. Merece más, igual que otros de su época como Rosemeyer, Nuvolari… grandes para siempre.

    • Efectivamente la curva lleva su nombre, como la lleva una dedicada a Bellof. Pero en el recinto hay estatuas de Von Trips, monolitos de Rosemeyer y lápidas dedicadas a Bellof, Senna y otros. De Caraccciola solo un mural y no muy acertado.

  19. David K dijo:

    Hola Carlos:

    Llevo dos años esperando ansiosamente cada Martes para poder leer tus artículos, y hasta hoy no me he decidido a escribir aquí. Y tiene la culpa el amigo “Caratsch”.
    Hace ya más de 25 años que por casualidad cayó en mis manos su libro “Mi mundo.Vida de un piloto automovilístico” y desde entonces figura con letras doradas entre mis pilotos favoritos.
    No sabes cuánto te agradezco que te hayas acordado de Caracciola y nos hayas regalado con un artículo sobre él.
    Cabe destacar que, como el malogrado Ayrton Senna, a Caracciola era conocido como “Regenmeister” (Señor de la lluvia) y siempre fué un ejemplo de un piloto que pudo sobreponerse a todas las adversidades que le tocaron vivir.
    Saludos Maestro!

    • Hola David, gracias por estar aquí y me alegro de que te hayas decidido a escribir, ya sabes que aquí hay muy buen tono y todo el mundo es bienvenido.
      Pues si, Carcacciola es también uno de esos piloto que me hubiera gustado ver correr y la historia de aquellos años siempre me ha fascinado. Estar ahí fue una satisfacción y una especie de homenaje a su memoria.

  20. Muy bueno, muchas gracias por compartir este tipo de curiosidades. Me sumo a la recomendación del otro compañero respecto a la lectura de “Hombres, Mujeres y Motores” escrito por el director de carrera de Mercedes Alfred Neubauer. Se nota que no era un escritor, pero es fascinante lo que describe. Un saludo

  21. Yo soy mas de Rosemeyer que de Carach.. es curioso, el del bigotito se movía por ahí tanto en un Horsch como en un Mercedes… lo digo por la subvención repartida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s