la aventura Tecno (y II)

Con el equipo dividido, los hermanos Pedernazzi contrataron al ingeniero Alan McCall para que les ayudara en la construcción de su nuevo chasis, que era semi monocasco y que no estuvo listo hasta abril.

1973 - Tecno

Por su parte David Yorke seguía en Inglaterra siguiendo los trabajos de la Goral Engineering, encargada de construir el chasis encargado por él.

Una de las lecciones que aprendieron los hermanos Pedernazzi fue la de los dos coches y así para 1973 prefirieron jugársela a un solo ejemplar pero con un piloto experto y así contrataron a Chris Amon, piloto neozelandés con gran experiencia… pero con muy mala suerte, ya que nunca ganó un Gran Premio a pesar de haber encabezado ocho de ellos.

Y difícilmente lo hubiera ganado con Tecno, porque el equipo no se incorporó al campeonato hasta la quinta prueba de la temporada, en Bélgica, en el circuito de Zolder, ya que la construcción del nuevo chasis y de motores retocados se demoró más de lo previsto. Seguían siendo un equipo artesanal y por ello iban siempre con retraso. Sin embargo en Zolder las cosas fueron bien y tras clasificarse en 15ª posición Amon acabó la carrera en sexto lugar, marcando un histórico punto.

Dicho punto, en una época en que sólo puntuaban los seis primeros, podía ser la salvación y la consolidación del equipo, pero las guerras internas continuaban y así McGall se fue y Yorke seguía haciendo la guerra por su cuenta. En Mónaco Amon abandonó por problemas en los frenos y en Gran Bretaña, en Silverstone, se encontró con una paradoja que muy pocos pilotos pueden contar: tenía dos coches a su disposición de la misma marca… ¡pero eran modelos diferentes!

1973 - Tecno_0001

El PA123/6, que es como se llamaba el chasis italiano, había sido mejorado en su estructura, el motor había sido adelgazado unos 20 kilos al sustituir parte de aluminio por magnesio, situándolo en 175 kg. La potencia era la misma pero con más bajos. Por su parte el E731, referencia del coche británico, era un chasis totalmente monocasco y con los radiadores laterales, muy a la moda en aquel momento. Sus anclajes traseros estaban pensados para el V12, pero también para un supuesto V8 en el que los hermanos estaban trabajando, demostración de cuanto despiste había en aquel proyecto. El diseño fue obra del estudio de ingeniería Goral cuyos fundadores era Gordon Fowell y Alan Phillips (por ello a veces se cita este coche como Tecno-Goral) y que construyó John Thompson en sus talleres de Northampton. Era el monoplaza más largo de la parrilla y la carrocería en aluminio se había fabricado en Modena.

Amon apenas dio un par de vueltas con el chasis inglés y prefirió seguir con el italiano, repitiendo la experiencia en la siguiente carrera, en Holanda. En ambos casos se decantó por el coche de los hermanos Pedernazzi, decisión que no gustó a David Yorke y que obligó al Conde Rossi a tomar la decisión de poner fin a la colaboración con el equipo italiano a la vista del dinero gastado inútilmente tanto en un coche como en el otro.

Faltos de apoyo, Tecno ya no se presentó al siguiente Gran Premio y desapareció para siempre de la historia de la Fórmula 1 con un único punto en su haber. Probablemente todas las partes cometieron muchos errores y lo que podía ser un buen proyecto empezó mal y acabó peor ya que fue el fin de la marca. Todo el material que quedaba (incluidos coches de F.3 y F.2) fueron trasladados a un almacén y muchos de ellos vendidos a coleccionistas, mientras algunos ejemplares quedaron en manos de la familia.

Anuncios

Acerca de Carlos Castellá

Soy Carlos Castellá, comentarista de automovilismo deportivo. Empecé de joven en el karting, modalidad que me permitió iniciarme en las carreras y en el periodismo, y que me llevó hasta la Fórmula 1, donde fui locutor de televisión durante siete temporadas. También he trabajado en otros campeonatos como la NASCAR, el WTCC, el DTM, las World Series, la Indy Car y tantas otras experiencias acumuladas a lo largo de los años, tanto periodísticas como reglamentarias e incluso jurídicas.
Esta entrada fue publicada en Fórmula 1 y cosas históricas, Martini & Rossi, historia y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a la aventura Tecno (y II)

  1. Andres dijo:

    Saludos…ahora si que una historia bastante interesante, ya que pocas veces oimos de los problemas de estos equipos chicos. El patrocinio no lo es todo, y en este caso dejaraon que se metiera de mas en muchas desiciones. Lastima porque por egos y envidias algo que nace con mucha ilusion queda en nada y pocas veces alguien se acuerda del mismo. Una historia que se ve incluso en equipos grandes hasta la fecha….

  2. Andres dijo:

    No se que tan apropiada seria la pregunta en este post, pero estaba pensando -en vista de como esta esta temporada- si has escuchado o platicado con alguien de Martini para saber la razon por la cual eligieron regresar al automovilismo en Formula 1 y con Williams en particular.
    Y de las vacaciones, hay que disfrutarlas, se va mas rapido que un pit stop.

  3. Alexio 2008 dijo:

    Historia de un fracaso que bien podría ser la de HRT y muchos otros. De todos modos, es muy interesante porque son detalles que uno a la distancia se los pierde.

    Gracias por estas historias, Carlos.

  4. Rafa Garcia (Machaquito) dijo:

    He tenido que releer primero la entrega 1 para retomar el hilo.

    ¿Entiendo que establecieron dos lineas de trabajo independientes? (O casi) Si fueron capaces de construir dos modelos distintos entonces malgastaron el dinero y la oportunidad. Hoy es imposible nada ni remotamente parecido.

    ¿Camino de Alemania?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s