Epílogo Final

Hasta aquí este relato que tal como dije antes de empezar, está basado en una historia un tanto truculenta que me contaron hace años en una cena. La historia contaba que el título de 1974 se perdió por culpa de un lío extradeportivo.

1974 - Maranello

Evidentemente parece difícil que esto pudiera suceder, pero como casi todos los personajes que salen en la historia y la mayoría de anécdotas son reales, es hora de repasar los detalles.

Esta es la historia que yo no me creí: que Regazzoni había salido huyendo de Maranello por el jardín ante la llegada imprevista del Ingeniere, que éste lo vio escapar y que por despecho hizo lo imposible para hacerle perder el título. Y que después ambos pactaron callarse y llevarse el secreto a la tumba.

En la cena en la que un colega explicó esta historia, estaba Franco Lini, un reputado periodista italiano que había sido además Director Deportivo de Ferrari. Fue quien sustituyó a Tavoni cuando la “conjura de palacio” y quien, mientras se explicaba esta historia, no abrió la boca. Sin duda dada su posición y experiencia tenía que saber algo de eso y supongo incluso que quien contó la anécdota lo hizo con la intención de sacarle algo, pero él no hizo comentario alguno. Ni afirmó ni desmintió, pero en ocasiones hay silencios que dicen mucho.

Cada vez que he encontrado alguna anécdota de las “hazañas” de Clay aquí o allí esta historia volvía a mi mente. Y hace pocos años, un colega italiano que aparece en mis relatos a menudo, empezó a explicarme la misma historia. Cuando vio que la conocía me explicó una anécdota buenísima: por razones profesionales había estado trabajando en un tema en el que Rega estaba colaborando desinteresadamente y en varias ocasiones, aprovechando algún momento de relax, le había preguntado por lo que pasó en el Glen. Clay siempre eludió la pregunta y cuando por tercera o cuarta vez mi amigo insistió, acabó mirándole fijamente a los ojos y le dijo: “si vuelves a preguntarme eso dejo de colaborar en este proyecto”. Mi amigo recogió velas y no volvió a preguntar, pero ya sabía que algo había pasado.

Forghieri, Audetto y Lauda el sábado en Japón (foto de agencia)

Forghieri, Audetto y Lauda el sábado en Japón (foto de agencia)

En 2010, a raíz de la pérdida del título en Abu Dhabi, una revista italiana publicó un reportaje sobre las derrotas de Ferrari en la última carrera y naturalmente salía la de 1974 en la que se explicaba la teoría de los amortiguadores defectuosos y de que aquel título se perdió de forma muy extraña. También se hablaba de la de 1976, en la que Lauda se retiró en Japón por la lluvia. Muchos especularon entonces y lo hacían otra vez en ese recopilatorio, que Clay hubiera podido salvar el título de Lauda de haber quedado delante de Hunt, pero que nadie de Ferrari tuvo el menor interés en ello (Forghieri y Danielle Audetto,  Team Manager que sustituyó a Montezemolo, se fueron con Lauda al aeropuerto en cuanto este abandonó) y que incluso Clay no habría hecho nada por salvarle un título a Ferrari, tomándose cumplida venganza de lo que había ocurrido dos años antes.

Pocos días después el propio Clay mandó una carta al semanario aclarando las informaciones: escribió que no era cierto que en 1976 él no quisiera ayudar a Lauda y desmintiendo que la marcha de Forghieri y Audetto influyera en el resultado, que Hunt era más rápido y que no hubieran podido hacer nada aunque se hubieran quedado a dirigir su carrera desde el box. Clay quiso aclarar lo de 1976, pero en la carta no escribió ni una palabra sobre las sospechas vertidas por el semanario sobre lo que pasó en 1974, manteniendo el hermético silencio que rodea el caso. Pocos días después murió en un accidente de tráfico.

Buscando documentación para este tema, aún conservo una revista francesa de 1974 y en la crónica de la carrera el periodista explica que Ferrari tuvo un sorprendente e inesperado problema con los amortiguadores ya que “elles aient rapidement déchiqueté les butées en caoutchotuc” (David me ayudó en la traducción: ellos rápidamente hicieron trizas – despedazaron – los topes de goma de caucho). Es decir que ya entonces la prensa supo que algo había pasado con los amortiguadores, una leyenda que sigue viva en la historia de Ferrari.

También encontré una entrevista con Mara Lodirio, la novia de Giunti, que contaba lo de sus celos, su miedo por la amistad con Clay por el tema femenino y lo de su encontronazo con Ferrari cuando ella por fin accedió a hablar de sus recuerdos, cuarenta años después de la tragedia.

Naturalmente algunos de los nombres de este relato están cambiados o inventados y lo he hecho voluntariamente. El nombre de la secretaria es ficticio y el del Secretario está desplazado de época porque los verdaderos es probable que aún vivan. Las anécdotas de Clay son rigurosamente ciertas aunque la del avión es anterior en el tiempo y el destino y la de Spa tengo dudas del año, pero esto tampoco tiene mucha importancia.

Como es de suponer algunas cosas están noveladas, es decir imagino que sucedieron así pero muy bien pudieron suceder de otra manera o simplemente no ocurrió nada de lo que he escrito porque ya digo que esta es una teoría muy difundida en su momento pero evidentemente no contrastada.

Ahora una curiosidad. Debió ser en el año 2009 cuando el circuito de Albacete organizó una carrera nocturna del campeonato de España. Yo estaba allí y el sábado por la noche estuve cenando amigablemente con Enrique Gluckman, viejo amigo de los años del karting que estaba allí como Team Manager del equipo Ascari.

Y charlando de lo mucho que había cambiado la percepción del automovilismo en España desde la llegada de Alonso, me comentó que ahora todo el mundo habla de carreras y que una paciente suya originaria de Canadá (él es médico) se quedó sorprendida al saber que estaba metido en este mundillo, ya que hacía años que le visitaba y no se había enterado. Entonces le contó que en cierta ocasión, volando desde Montreal a Milán, se había sentado a su lado un italiano que pertenecía a la Fórmula 1, que había estado hablando con ella y que al final le regaló un librito donde aparecía fotografiado el tal señor.Motor boxer 02

Y dicha paciente aún conservaba aquel librito que días después le regaló a Enrique: La foto del caballero que había estado intentando ligar con ella en el vuelo Montreal-Milán era la de Mauro Forghieri y el librito en cuestión era el programa del Gran Premio de Canadá de 1974. Eso me demostró que verdaderamente había vuelto a Italia después del GP de Canadá (algo poco habitual en aquellos años) lo cual era un dato más en la credibilidad de la historia. Después encontré en su propia biografía la epopeya de su viaje al Glen, pero cuando Enrique me contó su anécdota no lo sabía y fue un dato más que me llevó a seguir creyendo en la posible veracidad de esta historia.

Y ahora una reflexión sobre el blog. Este relato no ha tenido el éxito ni la repercusión de los dos anteriores, lo cual no me ha sorprendido porque yo mismo ya me di cuenta de que no tenía la fuerza de aquellos. Cosa por otra parte normal porque este es de acontecimientos muy lejanos en el tiempo, sus personajes son menos conocidos y por tanto generan menos interés; estas historias las preparo en otoño y las escribo en invierno, pero este año estuve convaleciente y no pude dedicarles tanto tiempo ni esfuerzo; y por último, no ha tenido tanto éxito porque el año pasado entre todos dejamos el listón muy alto y es lógico que no siempre se pueda repetir tan excelente resultado.

Y además me he llevado una pequeña sorpresa: pensaba que las aventuras amorosas que se relatan iban a suscitar muchos comentarios y visitas y sin embargo no ha sido así. Las entradas más visitadas han sido las relativas a las carreras propiamente dichas, mucho más que las de temas mundanos. Pensando en ello llego a la conclusión de que este es un blog visitado por gente a la que de verdad le gusta el automovilismo, cosa que os agradezco una vez más porque es el mejor acicate para seguir con mis historias habituales.

Y para acabar una promesa: si el año que viene hago otro relato así, procuraré que sea sobre algún equipo inglés o americano, que siempre acabo hablando de Ferrari…

Anuncios

Acerca de Carlos Castellá

Soy Carlos Castellá, comentarista de automovilismo deportivo. Empecé de joven en el karting, modalidad que me permitió iniciarme en las carreras y en el periodismo, y que me llevó hasta la Fórmula 1, donde fui locutor de televisión durante siete temporadas. También he trabajado en otros campeonatos como la NASCAR, el WTCC, el DTM, las World Series, la Indy Car y tantas otras experiencias acumuladas a lo largo de los años, tanto periodísticas como reglamentarias e incluso jurídicas.
Esta entrada fue publicada en El Honor antes que el Título y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

97 respuestas a Epílogo Final

  1. De nuevo, Grande Carlos! Me encanta que en tus epílogos acotes la parte que corresponde a realidad o ficción y, más importante aún, que nos hagas partícipes de tus informadores. Lo realmente increíble es que hayas sido capaz de ir atando cabos y recordando acontecimientos con el paso de los años. A algunos nos podría haber quedado simplemente el olor a chamusquina, pero tú has podido situar las piezas del rompecabezas y no te lo has guardado.

    Muchas gracias!

    • Gracias a ti Martín, cuando preparo una historia manejo muchos datos que llevan a otros y éstos a otros y así voy haciendo una composición que es el esqueleto de la historia. Cuando lo tengo todo ya sólo me queda escribirlo.

  2. Estimado Sr. Castellá,
    Yo soy de los que piensan que el relato de este invierno es tan bueno como los de los dos años anteriores, y me ha dejado pegado en todas las entregas.
    No obstante debo decirle que discrepo de su aseveración de que la gente que le “gusta de verdad el automovilismo” solo quiere carreras. Eso es falso. A mí me gusta la F1 y quiero saber lo máximo posible de los entresijos de la vida de ingenieros y accionistas del tinglado, porque muchas veces lo que vemos en el asfalto es consecuencia de acciones que nada tienen que ver con la F1, y sí con la psicología del personaje y las influencias recibidas.
    Luego aunque, usted que sabe más, piense que un lio amoroso no es importante para explicar una cagada en pista, yo creo que ese conocimiento puede ser muy interesante. Al menos para mí.
    Cordiales saludos, y quedo esperando el relato de 2013.

    • Gracias Primo, a mi también me interesa mucho la psicología de los personajes y por eso a veces (cuando hay asuntos que creo que influyen en los resultados) los reflejo en mis historias, porque una cosa es la persona y otra el piloto.
      Lo cual no quita que no piense que las anécdotas de esta historia han tenido menos repercusión de la que yo esperaba.

  3. Buenas.

    Carlos, personalmente e ha encantado la historia, pero reconozco que me la he leído toda de un tirón ayer por la tarde, salvo los tres primeros capítulos, y no ha sido por desinterés, desde final de enero hemos estado absorbidos haciendo un libro que nos hemos autoeditado y que presentábamos en la exposición que inauguramos el pasado sábado.

    La historia me ha encantado, puede que la hayas novelado, pero creo que cualquiera de los que te seguimos sabemos cuando hay que creerse todo a pie juntillas ó tan solo esos detalles de los personajes y los sucesos conocidos por todos (básicamente los sucedidos en las carreras) y lo de que sea sobre algo sucedido hace mucho tiempo, para mi es un extra que permite tomarse esas licencias que dices.

    Está claro, el bueno de Clay debía de tener un pico de oro y con Enzo Ferrari no se jugaba nunca, siempre perderías la guerra por muchas batallas que le ganases 😉

    Muchas gracias y ni se te ocurra dejar de contarnos estas historias 😉

    Saludos.

    PD. Si a nuestro anfitrión no le molesta y le parece adecuado (Carlos, si no te parece bien este off-topic puedes eliminar el comentario que para eso estamos en tu casa 😉 ), os dejo los datos de la expo por si alguien está por Madrid le apetece pasarse, es en la librería-gastrobar “El Dinosaurio Todavía Estaba Allí” c/Lavapiés nº8 (Metro Tirso de Molina) cierran los lunes y abren de 12:00 del mediodía a 12:00 de la noche (viernes y sábados hasta las 2:00 de la madrugada) y estará hasta el 16 de marzo. Aquí un poco más de info http://www.eldinosaurio.es/index.php/eventos/27/event_details#.USHvLTnPZCE 😉

  4. Juan Quijano dijo:

    Solo puedo añadir, Gracias.

    El que las métricas o los comentarios indiquen un interés menor, yo creo que, posiblemente, esté sea tu mejor relato de los tres que mencionas.

    Pero, está claro, que la temática trata sobre temas sobre el que los lectores poco podemos opinar o debatir. Si la secretaria se beneficiaba al piloto-ligón, lo más que se puede pensar es “vaya que bien se lo pasaban”, pero poco se puede decir más u opinar.

    En cambio en cuanto aparece un coche, o estrategias o temas que nos gustan o conocemos, aunque sea un poco, ya se puede tener una conversación, debate o diálogo. E incluso traer a colación temas actuales para darle más contenido.

    No estoy seguro que sea que ha causado menos interés, más bien menos feedback y respuesta por parte de los lectores.

  5. Manel dijo:

    Estupendo relato y sobretodo interesantisima la forma de llegar a la novela partiendo de recuerdos, conversaciones o anotaciones puntuales durante diferentes momentos de tu vida profesional. Y en referencia a que haya suscitado menor feedback con los lectores creo que esta bastante relacionado con la actualidad y protagonistas de los anteriores, conocidos por todos los lectores ya sean jovenes o menos jovenes, y la lejania con la que muchos aficionados actuales pueden sentir estas historias de epocas bastante pasadas de la formula uno.
    Me uno a las peticiones de + historias, + novelas, + experiencias de un gran periodistas y profesional como eres tu, Carlos.
    Gracias y a esperar mas entradas de tu blog.
    saludos

    • Gracias Manel, ¡de momento pienso seguir escribiendo!

      • iceman dijo:

        Carlos para mi ha sido muy muy interesante por desconocido, del escrito el año pasado estaba mejor informado …para mi solo ha tenido una pega y es que me resulta menos creible pues todo son conjeturas.

        Pd: Depailler tambien creo que era un buen vividor.

  6. Andres dijo:

    Carlos, muy buena historia y que deja también en claro que quienes eran y son pliotos también son seres humanos con todas sus virtudes y defectos. En Argentina también tuvimos nuestro “Don Juan” allá por los ’50 y se trataba de Carlos Menditeguy de quien, según dicen las historias, Juan Manuel Fangio comentó “No fue Campeón Mundial porque no quiso”

    • Conozco a Mediteguy como piloto pero nada más, ya indagaré. En cuando a la frase de Fangio, el gran Juan Manuel era muy considerado con todo el mundo, no me extraña una frase así.

  7. Rofial dijo:

    De este relato, me han venido a la cabeza dos ideas:

    – El impacto psíquico que tuvo que suponerle a Regazzoni quedarse inválido, después de lo que habia sido.

    – El poder de Enzo Ferrari, del que parece que ni los patrocinadores, ni sobretodo el grupo FIAT se atrevían a establecer “sugerencias”. También no es menos cierto que por aquel entonces se creó el Lancia Stratos y tal vez se llegaría a algún acuerdo con Enzo por ceder el motor del Dino para el futurista modelo de rallys, tal vez soy un mal pensado, pero no creo que al Sr.Ferrari le gustase que un coche que no fuera de su marca ganase carreras (sobretodo después de quedar por delante de los Ferrari en la Targa Florio del 73 y del 74), aunque fuese con un motor suyo. Posteriormente volvería Lancia con Ferrari en el mundial de Sport, pero creo que las cosas habían cambiado mucho por aquel entonces.

    Para acabar me gustaría reseñar que las historias “añejas” son geniales para entender un poco la evolución de este deporte. ¿Habrán entregas de la Can-Am o de aquellos campeonatos o categorías que “misteriosamente” desaparecieron cuando tenían un peso similar a nivel de espectadores que la F1 (Grupo C, turismos Gr.A, DTM-ITC de los 90’s…)?

    Un saludo.

    • El impacto psíquico tiene que ser enorme en un caso así en todos los casos, sea cual fuere tu vida antes del accidente.
      En cuanto a lo que dices de Lancia y FIAT, el Commendatore tenía todo el poder de decisión en sus manos. Había asegurado el futuro de la marca integrándola en el grupo, así que no creo que tuviera demasiados inconvenientes en ceder sus motores, ya que al fin y al cabo ello le proporcionaba dinero.

  8. victorg dijo:

    Estimado Carlos, soy también de los que cree que esta historia es muy buena, igual que las anteriores, con el detalle que esa época de la F1 me gusta mucho más que la actual. De todas formas, igual considero que es un muy buen aperitivo con respecto a la película “Rush” que estrenan a mediados de año y que por imágenes al menos se ve realista, espero que Ron Howard no nos decepcione….

  9. Aitor dijo:

    Gracias por todo el trabajo.

    Ya puedes escribir de lo que quieras… aquí estamos unos cuantos que lo leeremos seguro.

  10. Alexio2008 dijo:

    Excelente, muy buena historia, Carlos. Corre con la desventaja de que el protagonista principal es Clay, que nunca fue un gran protagonista. Pero la historia es buenísima. Pensálo así. Reemplazá a Enzo Ferrari por Luca di Montezemolo, a Clay por Alonso, y a 1974 por 2010.

    ¿Se entiende? el interés de los personajes haría que todos comentaran más, pero la historia (que es lo bueno) sería la misma.

    Claro que a mí me cuesta mucho pensar a los actuales corredores en situaciones tan humanas… ¿Te imaginás? “Muchas gracias al equipo, que me ha entregado un auto excelente, a los sponsors y a la secretaria del jefe, que se mueve como nadie”, jejejejejeje.

    Creo que para la próxima podrías incursionar en los entuertos de Williams y sus pilotos. Tiene toda una tradición en eso.

    Saludos y felicitaciones.

    • “Muchas gracias al equipo, que me ha entregado un auto excelente, a los sponsors y a la secretaria del jefe, que se mueve como nadie”

      Eso lo habría firmado Hunt, sin duda, mientras pide un pitillo al entrevistador.

      • andres dijo:

        Con una diferencia, Hunt no tenia que ir con una persona tan temperamental en un equipo familiar como Ferrari; Mclaren no se guió en ese aspecto asi

    • ¡Ja, ja! ¡muy buen diálogo! Y cuidado, que la McLaren de entonces era muy diferente a la de ahora, aún no estaba Ron Dennis.

  11. Alberto Navarro dijo:

    Gracias, Carlos… La realidad supera la ficción

  12. Fourier dijo:

    Buenas tardes Sr. Castellá.

    Enhorabuena por volver a deleitarnos con otra grán historia, para mi han sido interesantes todos los capitulos y deseo que siga excarbando en el pasado para contarnos estas historias que en la actualidad no parecen posibles que sucedan.

    Un saludo.

  13. Sergio Lillo dijo:

    Carlos,
    Gran relato el tuyo,sin duda alguna gracias por compartir estas historias con todo aquél que se pase por este tu rincón.

    Un abrazo grande, maestro

  14. Carlos dijo:

    Gran historia Carlos, como siempre! Aunque a ver si cumples tu promesa, que como Ferrarista que soy estas cosas “decepcionan”, al fin y al cabo.
    Por ultimo un pequeño detalle que se habra colado supongo, pero no me cuandra. Clay murio en 2006, entonces como se quejo de la publicacion de la revista italiana si eso fue en 2010? Aunque supongo que querrias decir cuando perdieron el titulo en Brasil 2006, que tambien fue en la ultima carrera.
    Un saludo!

    • ¡Anda es verdad! Con razón no encontraba la revista y estaba seguro de tenerla, la busqué en el año equivocado. Gracias por la corrección. ¿Han pasado siete años? que barbaridad…
      En cuanto al tema ferrarista no te decepciones, que todos sabemos que no eran unos santitos en nada y esto forma parte de su leyenda. No escribiré ningún relato sobre los motores hinchados de los viernes en Monza por ejemplo…

  15. andres dijo:

    Saludos, quiero hacer un amplio comentario, ya que la historia no desmerece de los anteriores que escribiste.
    Parte de la historia (o historieta, que a veces se confunde) es conocer todo lo que pasa alrededor de las hechos que vemos. ¿Que hacen los lunes temprano? ¿Como discuten las cosas, fallos y demás situaciones de carrera? Cuando un piloto como Raikkonen le dice por radio a su jefe “Tranquilo déjame conducir y cállate para que gane la carrera” ¿Tuvo consecuencias, algo paso que nadie lo comente abiertamente ahora, o todos felices para siempre?

    Por otro lado, me recuerda a un apostador de Las Vegas de los 50`s, 60`s y 70`s, el cual siempre se interesaba por estos detalles, digamos personales, para intuir quien ganara y por quien apostar. Si un solo dato de los que comentaste se hubieran sabido, aunque sea como rumor, entre la prensa en ese momento, Ferrari igualmente hubiera dado un paso atrás para evitar que se hubiera conocido mas detalles. Cosas así ayudan a comprender mas el deporte y lo que se mueve dentro del mismo.

    Solo me quedara la duda del pensamiento de Clay al ver ganar a Lauda dos campeonatos (casi tres, de no haber pasado el accidente) ¿Habra tenido remordimiento? ¿Penso una vez “pude haber sido yo”? Esto nos muestra que hay cosas en las cuales debemos enfocarnos, dejar a un lado, por momento, cierto comportamiento para mejorar. Si bien dices que Regazzoni no fue figura importante, tal vez si hubiera hecho las cosas diferentes, seria una figura mas reconocida.

    Saludos y, oh como pasa el tiempo, en un mes inicia la temporada. Que rápido paso el invierno….

    • Caramba Andrés, buena reflexión, pero por declaraciones que encontré de su hija no parecía haber tenido mucho remordimiento de eso. Su vida fue lo que fue y se puede vivir sin ser campeón del mundo. Y Clay era un buen tipo, él mismo recomendó el fichaje de Lauda aún sabiendo que era más rápido que él.
      En cuanto a la actitud de Ferrari, no olvides que en aquellos tiempos no había tanta repercusión mediática ni tantos intereses, la manera de plantear las cosas era diferente a como se hace ahora.

      • andres dijo:

        Me quedo con ese comentario de “Su vida fue lo fue y se puede vivir sin ser campeón del mundo” para que sea el titulo de esta historia.

        Saludos

  16. Chueco dijo:

    Genial, yo también pienso que esta historia está al nivel no sólo de la del año pasado sino de todo lo que nos relatas, Carlos. Además, también pienso que tiene el valor añadido de mostrar una época tan distinta a la actual que la hace más “humana”: esa forma de viajar, la reducida “corte” que llevaban los equipos…
    Gracias de nuevo

    • Gracias a ti Chueco, efectivamente el automovilismo entonces era muy diferente y quizás si era más humano, pero ojo, más humano en todos los sentidos, en lo bueno y en lo malo, no era un mundo perfecto.

  17. Confitero dijo:

    En fin Carlos, lamento no aportar nada nuevo pero no puedo dejar de felicitarte una vez más y agradecerte estos regalos. Creo que cualquiera de los que seguimos este blog pagaríamos por ellos. ¡Que no decaiga!

  18. Miquel dijo:

    Gran relato Carlos. Contarnos como después de tantos años has podido corroborar las anécdotas (y de qué forma como con la paciente de Gluckman) ha sido la guinda del pastel.

    Si este relato no ha tenido tanta audiencia, no será por estar peor escrito que los otros. Tenían más gancho por personajes, por ser historias conocidas y sobretodo en el primero por actualidad. Quizá sea porque este lo has tenido que novelar más al tener que construir la historia, pero a mí me parece el mejor escrito de los tres.

    Y ya en cuanto a la historia, he visto que en general la mayoría empatizan con Clay y lamentan la rabieta del Commendatore. Para mí la cosa no se reduce a un “lío de faldas”. Como tú muy bien escribiste, se trató de una traición. Le dijo que estaba centrado en ganar el campeonato, y que este año no estaba para aventuras, y se encontró que no solo le engañó sino que además profanó “su casa”.

    Lo cual me ha llevado a preguntarme porqué Clay, con todas las mujeres que era capaz de conquistar, tuvo que ir a seducir a la amante del jefe. Quizá fue como con cualquier otra o quizá por ser la amante del jefe le suponía un desafío que no podía evitar. Quien sabe…

    Al final la naturaleza de cada uno les llevó a un final trágico. Es la versión automovilística de la fábula de la rana y el escorpión.

    Gracias.

    • Gracias por los elogios Miquel, pues no se, quizás si es verdad, era el desafío o quizás nada de todo esto es cierto y la leyenda es falsa, pero en algo tienes razón, si fue verdad fue una traición.

  19. Triske dijo:

    Yo he disfrutado este relato tanto como los dos anteriores. Pero tengo que reconocer que el único que enlacé a mis amigos fué el de 2007, porque fué el único que hablaba de una época de F1 que habían seguido ellos. Muchas gracias por poner estas historias y un saludo.

  20. David dijo:

    Me sumo al resto de compañeros Carlos. Para mí tu relato es un tesoro, porque esas anécdotas que pocos afortunados pueden escuchar y aún menos contar no tienen precio… ese color sepia que tiene el tiempo cuando miramos atrás es muy difícil plasmarlo en nuestros días para que podamos disfrutarlo a todo color, y tú lo has hecho. Y lo mejor es que con cada serie es diferente. Más o menos comentarios no son sinónimo de “éxito”… no has pensado que lo mismo los lectores hemos quedado tan impresionados que sencillamente no sabemos qué más añadir? Te apunto otro “grand-chelem”.
    😉

    • Gracias David, muy bueno eso del color sepia. Me alegro de que a ti también te haya gustado, evidentemente me estais haciendo cambiar mi percepción de que este relato no era tan bueno como los otros dos… ¡aunque eso me ponga más difícil todavía el del año próximo!

  21. cies dijo:

    Pues yo como siempre a contracorriente,
    a mí el relato anual que más me gusta ni es éste ni el de 2007, es el de [b]Gilles & Didier[/b], sobre todo porque me valió para recuperar a Pironi un piloto que había expulsado de mi corazoncito racing debido a los odios provocados por la version mediatica que todos conocimos en su día. Solo recordar el párrafo final donde explicas que la viuda de Pironi puso a sus gemelos Gilles & Didier me emociono.

    Por lo explicado en este epílogo interpreto que la respuesta a lo que te pregunté en la entrada anterior es … ¿40/60%?

  22. cies dijo:

    Ay es verdad! que la negrita es así y no [b]así[/b]

    • cies dijo:

      ¡Ah, y por cierto!,
      siempre que decías eso de que la historia de Ferrari se escribe mas sobre sus derrotas que sobre sus victorias y nunca lo acababa de entender, pues bien gracias a esta historia y sobre todo a este epílogo explicativo de la intrahistoria y sus consecuencia posteriores ahora ya por fin lo entiendo.

      • Yo también estoy de acuerdo en que lo mejor que he escrito es la historia de Gilles & Didier y se que me va costar superar eso. Por eso digo que el listón quedó muy alto el año pasado.
        En cuanto a la pregunta, pues depende, si es verdad lo es del todo y si no, cero patatero.

        Y en lo de Ferrari, repasa el palmarés de campeonatos y verás. Teniendo en cuenta que han participado en todas sus ediciones su bagaje de títulos no es muy grande y desde Ascari a Schumacher (cuando Ferrari ya había muerto) nunca más fueron capaces de ganar dos años seguidos. Cuando algo iba bien no paraban de enredar hasta estropearlo.

  23. LAN dijo:

    Pues a mí me ha encantado la historia. He dicho historia y no relato, pues , aunque esté novelado y no sea contrastable 100%, para mí es Historia de la F1.
    Quizá porque viví esa época siendo un chaval que malseguía la F1 en los cortos resúmenes en blanco y negro del GP de turno de la sección de Deportes del Telediario de la noche de la 1ª Cadena (la otra era el UHF) y por las revistas de motor que podía comprar esporádicamente.
    Sigue con estas Historias que dan color y calor a esa época de la F1 vivida en blanco y negro.
    Saludos.

  24. Jesús Sánchez dijo:

    Cuando leí el relato sobre el 2007 pensé que esa historia era uno de los mejores relatos sobre Fórmula Uno que había leído y que por lo tanto sería difícil llegar a leer otra tan buena.
    Evidentemente me equivoqué…esta me parece aún mejor !!!!!!!
    Según has ido publicando los capítulos, en cuanto podía, me asomaba al Blog a leerlos y la verdad, cada vez me gustaban más.

    ¿ Y por qué me ha gustado incluso más ?.
    Pues muy sencillo: Por la esencia de la propia historia. Una historia que tu has sabido construir, dar forma, dotar de interés, con su pizca de misterio y sobre todo por como has ido encajando las piezas de la misma paso a paso.
    Y cuando digo la esencia, no me refiero tan sólo a la de la propia historia, sino a la “esencia” que tu les das a tus relatos ( ya no sólo por el trabajo que te supone el transmitir tantos datos y situaciones )…esa esencia…la esencia de alguien que cuenta historias desde el corazón, con sentimiento…eso me fascina. Y eso lo haces posible tu.

    Bueno, sólo me queda felicitarte, darte la enhorabuena y las gracias por hacerme pasar tan buenos momentos ( eso también lo incluyo en la “esencia” que te le pones a lo que escribes )
    …y como decían por ahí arriba en otro comentario:…” tu escribe lo que quieras que aquí estamos unos cuantos que seguro que lo leemos”…

    Un fuerte abrazo ” MAESTRO ” !!!

    P.d : …no me quiero imaginar la de historias que podrías contar, de coincidir contigo en una terttulia…sería más larga que las 24 Horas de Lemans…jejejeje….

    • Muchas gracias Jesús, me emocionáis con estos comentarios, siempre procura reflejar datos menos conocidos para darle más interés a los relatos y veo que el esfuerzo vale la pena.
      Si, el historial de anécdotas que tengo guardadas daría para muchas tertulias, pero también son la base de estas historias.

  25. Pablo - Colonia dijo:

    Estimado Carlos: Simplemente gracias ! Tus relatos son muy especiales. Ni se te ocurra dejar de contarnos todas las historias. Cuanto mas viejas mejor. Ya te había comentado que uno (niño)miraba las carreras por tele y ya. No contábamos con mas. Es sorprendente como a través del tiempo uno accede a sus viejos conocidos e ídolos de otra manera, conociendo historias . Gracias otra vez.-
    Era otra época mas hermosa, peligrosa y emocionante de la F1, con otros valores, a mi parecer mucho mas interesante y donde el piloto contaba y se mostraba como tal por encima de la tecnología (incluso manejando un March por ej.), donde todos los circuitos tenían “alma”.
    Es importante para las nuevas generaciones que tengan la oportunidad de conocer esa F1 (no es que me haya atacado el “viejazo”), pero esa era otra.
    Estaremos expectantes de las nuevas (viejas) historias que salen de tu genial pluma.
    Esperaremos pues
    Saludos

    • Muchas gracias Pablo, haré lo posible para seguir mezclando la actualidad con un pasado que fue muy rico y que fue también la base de la actualidad. Si, los pilotos contaban más que ahora, pero los tiempos cambian y hay que adaptarse a ellos.

  26. Juan dijo:

    Coincido con algunos de los comentarios en que este relato no tiene nada que envidiar a los anteriores, es mas, conocer entresijos e historias que han sucedido detrás de bambalinas es muy interesante y sobre todo de personajes como Regazzoni, que pese a su apellido y su forma de ser no era italiano como muchos podrían deducir, si no suizo. Añado un pequeño detalle mas que yo no conocía, en 1980 quedó paralítico en un accidente en USA, pero siguió corriendo con coches adaptados fuera de la F1, incluso en Paris – Dakar

    • Rofial dijo:

      Recuerdo que además de las pruebas off road que participo (recuerdo además del Dakar, la Baja Aragón) con un Clase G de Mercedes patrocinado por Chesterfield también recuerdo que corrió carreras de historicos como el Tour de España y el Montecarlo historico con un Lancia Aurelia adaptado:

      Aquí dejo una foto que he encontrado de 1975 por el Karrusel de Nurburgring:
      00071 - Clay Regazzoni - Ferrari 312T - Karrusel Kurve - Nordschleife 1975

      Un saludo.

  27. Luis Carlos dijo:

    Carlos, muchas gracias por compartir este material que nos muestra la faceta frívola, humana y apasionada de la F1 fuera de las pistas. Es gracias a lo publicado que como tu dices, se vé a los actores de la categoría reina del automovilismo mas allá de los podios, de los afiches y de las pantallas de televisión. Por favor que sigan las historias.Saludos desde Paraguay

  28. Garyf1 dijo:

    Hola Carlos: es lógico que esta historia no pueda competir con la de Gilles, porque aquella es La Historia, pero a mí me ha enganchado más la de este año, porque no la conocía. Los 70s me parecen una década fascinante en la F1, con esa mezcla entre aventura, tragedia y pasión que ya no se ha dado nunca más. Cada campeonato de los 70 da para una película, así que espero que sigas desvelándonos más historias como esta.

    Por cierto, también me han gustado mucho las fotos que han acompañado los relatos.

    Un abrazo a todos

    • Gracias Gary, yo tuve la suerte de “nacer” en los campeonatos del ’70 y para mi son imborrables, pero entiendo que a la gente más joven le cuesta más identificarse, el lógico, como a mi me cuesta más identificarme con Caracciola o Rosemeyer porque no los viví.

  29. Simplemente gracias por tu trabajo y talento.

    En cuanto al impacto de este relato, no seas tan duro contigo mismo, dale un poco de tiempo, es temprano para leer estadísticas. Calidad tiene y sin ser especialista ni literato es la que más me ha gustado en las formas, es mi opinión.

    Este epílogo ha sido fenomenal para digerir todo mejor. Saludos.

    P.D. Quiero a Castellá en el DTM para todo el territorio nacional!

    • Gracias Santiago, no, no soy duro conmigo mismo, pero hay saber ser autocrítico. Me alegra de que te haya gustado y en cuanto al DTM a ver que puedo hacer esta temporada, que aún no lo se.

  30. Piteich dijo:

    Como ya está casi todo dicho, solo quiero rescatar una frase del epílogo que me ha llamado mucho la atención. Carlos escribió: “Las entradas más visitadas han sido las relativas a las carreras propiamente dichas, mucho más que las de temas mundanos. Pensando en ello llego a la conclusión de que este es un blog visitado por gente a la que de verdad le gusta el automovilismo..”.
    Que me pregunto yo, ¿acaso lo dudabas, Carlos?.
    Creía que era bastante obvio teniendo en cuenta el contenido del blog (en cuanto a la calidad del material y en cuanto a las “rarezas” que contiene) y las excelentes aportaciones que se dan en muchos comentarios.

    Por otro lado y corroborando lo que ya ha dicho algún compañero-lector, si el año pasado descubrí a un Pironi “desconocido”, este año he descubierto a Clay, un piloto del que apenas sabía que llevaba bigote y que quedó parapléjico en Long Beach 80. Y otro apunte, ya que estoy, entiendo el “honor” del Sr Ferrari pero con la de medios que se destinan para conseguir la victoria (que para eso compiten, aunque las victorias no sean más que un medio para conseguir prestigio y ventas) no consigo entender la falta de “sentido de estado” sobre todo de Enzo y Clay.

    Brillante historia y brillantemente relatado. Esto solo lo puede escribir alguien al que le contemplen 40 años de servicio y que esté en esas “cenas y corrillos” donde las historietas van y vienen entre copa y copa.

    • ¡Caramba Piteich! Mea culpa, tienes toda la razón, tal como está escrito parece que dudaba de vosotros, lo cual es inadmisible ¡Pido públicas disculpas!

      Es una satisfacción que estas historias permitan conocer a otros pilotos y épocas pasadas, es la razón de escribirlas. En cuanto a la actitud de uno y otro hoy esto es inverosímil, pero en aquellos años quizás no lo era tanto. Pero también puede ser una leyenda aunque es evidente que algo hubo, ya que sería la primera vez ni la última en que se renuncia a un título por razones extra deportivas.

  31. Ismael dijo:

    Aunque muchos no escribamos habitualmente,no nos perdemos ni una de tus lineas,te animo a seguir con estas historias,que haces desinteresadamente,cosa que en este mundo no esta de moda. GRACIAS

  32. Festen dijo:

    Poco más se puede añadir… bueno si, un enorme GRACIAS por compartirlo, el esfuerzo ha valido la pena ;)….

    P.S Comentario 69 ¬¬…. muy acorde con el relato XD….

  33. +karreras-futbol dijo:

    Carlos, gracias, como siempre por todo esto que escribes en esta tu casa.
    Una vez mas comprobamos que en este deporte tan tecnologico, antes y ahora , al final siempre deciden las personas, para bien o para mal.

  34. +karreras-futbol dijo:

    Entonces eran unos tacos de goma de unos amortiguadores, pero desde que la telemetria y el software estan en la F1, sabe Dios cuantas cosas de estas existiran y que son imposibles de saber (a no ser que seas de mossad o algo asi ), porque el taco se puede llegar a ver mas o menos, pero una modificacion en una pantalla de un ordenador…

    • No creas, en esto no hay tanta diferencia. Antes bastaba 1/8 de vuelta a la presión del turbo o del carburador y se conseguía el mismo resultado.

      • +karreras-futbol dijo:

        Claro , claro , pero me refiero a que siempre tenia que haber un mecanico levantando alguna tapa con una llave o un destornillador para “ajustar” algo y era visible, en cambio ahora el compinche de Don Enzo lo tendria mucho mas facil…con su cablecito conectado al portatil !

    • Elena dijo:

      Si te he entendido bien, me parece que eso no se puede hacer por que se prohibió en el 94 junto a las suspensiones activas: desde entonces el coche puede enviar datos pero no recibirlos!

      • +karreras-futbol dijo:

        Me refiero a que en el box si conectan el coche a los ordenadores para ajustar y modificar, pero no se ve lo que se modifica. No es llamativo ,como ver a un mecanico quitando el capó y metiendole mano a un turbo o cualquier otra pieza.

  35. Juanjo dijo:

    Carlos, excelente como siempre. La participación ha podido ser menor por el tiempo pasado y lo lejano de los personajes…A mi me parece muy enriquecedora, y ayuda a comprender la personalidad de los personajes, y el porque eran así y hacian lo que hacían. Un vistazo a la historia de la F1, por los resultados y lo ocurrido en 1974 y 1976 dejaban a Clay en muy mala situación respecto a su calidad como piloto y profesionalidad, pero con esta historia puede comprenderse mejor su papel en aquellos años.
    Ya estoy esperando la siguiente ¡jeje!

    • Gracias Juanjo, a ver que historia preparo. Menos mal que tengo un año por delante porque ahora mismo estoy en blanco.

      • +karreras-futbol dijo:

        Estaria bien una historia sobre algo tecnico, por cambiar un poco. Pero seguro que lo que nos escribas sobre lo que sea sera MUY interesante.Los tesoros que guardas no los puede tener cualquiera que no lo haya vivido como tu.Saludos.

      • Interesante sugerencia, si bien estos temas “surgen” por sí solos y la técnica es más difícil de novelar, de hacerla en forma de historia o historieta. Veremos que se me ocurre, pero intentaré hacer algo un poco distinto.

  36. Elena dijo:

    Gracias por esta historia que yo considero un regalito de navidad atrasado 😉

    ¡A ver con qué nos sorprendes el año que viene! No te fíes del volumen de comentarios, esta vez poco se podía aportar, te ha quedado muy de leer y poco de discutir.

  37. gasofa dijo:

    Gracias Carlos por otro relato histórico estupendo.
    A mí me ha gustado tanto como los anteriores y en la misma línea de calidad. Solo le achaco que es un poco corto de extensión, por no haber dispuesto del tiempo y condiciones adecuadas para desarrollarlo más o entrelazar mas historias. No obstante el personaje de Enzo lo defines extraordinariamente en dos pinceladas.
    Me encanta el juego que haces en tus “novelas de carreras” mezclando hechos reales con imaginación pero, eso sí, basada en indicios plausibles. Qué gran diferencia con los guiones “históricos” de Hollywood que no tienen el menor reparo en destrozar a su antojo hechos históricos, para cuadrar un guion que venda más, aunque tengan que cambiarle el sexo a un personaje. Para mi es verdad que la realidad histórica supera la ficción y tiene mucho más interés aunque haya que sazonarla rellenado lagunas.
    Aunque ya sé que el tema editorial está muy difícil, como muchos otros te animo a publicar tus historias ya sea en papel o e-book que seguro que tendrías éxito.
    Otro tema: ¿abrirás un post para comentar la pretemporada F1?
    Un abrazo.

    • Hola Gasofa, gracias por los elogios y los consejos. Lo del e-book es algo que estoy en ello en la página de Historis, donde más tarde o más temprano acabarán yendo a parar estas historias. Lo de los libros está difícil, pero no lo descarto a medio plazo, cuando la economía mejore globalmente.
      Y en cuanto a la pretemporada, por supuesto que si, hoy mismo. Me he dado unos días de descanso, pero volveré al ritmo habitual de entradas.

  38. Teucro dijo:

    Carlos,
    acabo de ponerme al dia con la historia. Y si bien, dices que no ha sido tan popular como las de años anteriores, a mi me ha parecido muy entretenida.
    A diferencia de la de 2007, no todos conocíamos (yo ni existia) la temporada 74, y por supuesto, ni podiamos concebir un final semejante.

    Insisto que me ha parecido muy amena, y aunque con la irregularidad que antes no me caracterizaba, la he leido entera.

    ¡Ahora nos toca “tragarnos” toda una temporada de F1 y demás hasta que llegue la proxima! 😀

  39. Sergi dijo:

    Otro que no tiene mucho tiempo tras el nacimiento hace pocos meses de un par de personitas maravillosas…si…casi como Gilles y Didier….por eso ahora, a finales de abril, es cuando he terminado de leer la historia. Coincido con la mayoria que ha sido un gran relato…me ha encantado…y solo queria que lo supieras para que te animes en el futuro a escribir otros…

    Lo bueno es que aun me quedan otras tantas entradas atrasadas por leer…asi que deseoso estoy…

    Un abrazo,

    Sergi

  40. Iván Vicario Martín dijo:

    Uno nunca deja de aprender cosas, leyendo la biografía de Jo Ramírez, descubro que la protagonista de esta historia, la histórica secretaría de Enzo Ferrari, Brenda Vernor, fue en su momento ¡novia del propio Jo! Las vueltas que da la vida. Por cierto, recomiendo vivamente la biografía de Ramínez, una lectura de primera.

  41. Carlo dijo:

    In 1974 I was 13 years old and I desperately trusted until the last race in the final victory of Regazzoni. The things went sadly in a different way. In these forty years I searched the reasons of the deafeat of Regazzoni. Needless to say that I found nothing in italian books or newspaper, there was a sort of censorship about the ‘Glen Affair’.
    At last, I found yesterday your great article that explained to me startingly the whole thing in its real misery, let me say.
    At the time I was very young, little more than a children and consequently I looked at Regazzoni as an ancient knght, as an hero. In this story it seems that his behaviour brought him straight and dramatically to an unglorious but logic ‘finale’. Today I am very disillusioned and afraid for this sad evidence but at last, after forty years, I can interprete this argument in the right way.
    Thank you very much Carlos !!!

  42. Karla dijo:

    hola, yo no soy una conocedora del automovilismo es mas nunca me han gustado los coches o las carreras y llegue aqui mas que nada porque me apasiono mucho la pelicula Rush y me interesé mucho sobre la F1 de los setenta, tu relato me ha parecido sensacional, y aunque no se nada de la actual F1 creo que estas situaciones ya no podrían darse ahora lo que hace mas increible esa era.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s