Guerra psicológica

Sentado en su escritorio meditaba día tras día sobre lo que había podido ocurrir aquella noche. Quería preguntar, saber, juzgar y sentenciar, porque quería venganza. Si las cosas eran como imaginaba, no habría perdón para ninguno de los dos: aquella deslealtad era intolerable.

1974 - Fittipaldi

Pero también necesitaba pruebas y conseguirlas era humillarse, rebajarse y reconocer que había sido herido y eso era algo que su orgullo no podía soportar. Tenía que ser más sutil y pensar bien las cosas que iba a hacer.

El domingo por la noche estuvo esperando hasta que el teléfono sonó y Luca le explicó el desarrollo de la carrera canadiense. Lauda había dominado, pero se había salido de la pista por la tierra que dejó Jochen Mass en una salida previa y su nuevo abandono le descartaba matemáticamente de la lucha por el título. Clay había terminado segundo detrás de Emerson Fittipaldi, de manera que ambos estaban empatados a puntos. Quien quedara delante del otro en Watkins Glen sería campeón, siempre y cuando no abandonaran ambos y ganara Scheckter.

Estas noticias no le agradaron. Mientras su team manager se explicaba, él se hizo una composición de lugar de la situación y al terminar le dijo que quería hablar con el Ingeniero Jefe. Cuando éste llamó le dijo que debía volver a la fábrica, que el modelo del año siguiente estaba muy retrasado y que no había tiempo que perder.

Forghieri se llevó una desagradable sorpresa ya que se perdía los días de descanso entre uno y otro gran premio y sobre todo los entrenamientos previos que se celebraban en el Glen unos días antes, fundamentales para la puesta a punto. Se había llevado trabajo para aprovechar el tiempo, pero no esperaba una orden absurda como aquella. ¡Volver a Italia! Menuda paliza iba a tener que pegarse, pero en Ferrari las ordenes absurdas no eran ninguna novedad, así que al día siguiente dio las instrucciones oportunas sobre lo que había que hacer en su ausencia y se dispuso a regresar a casa.

Un día, el Commendatore entro en una de las oficinas y se dirigió al escritorio de Giannina para pedirle el contrato de Niki Lauda. La atemorizada secretaria, que llevaba días esperando una reprimenda y que no sabía que actitud tomar ante el silencio y el vacío de que estaba siendo objeto, quedó sorprendida ya que Él nunca entraba a pedir esta clase de cosas. Dubitativamente buscó en su archivador la documentación y se la entregó.

Enzo FerrariDurante un par de días se repitió la misma escena con la pobre Giannina muerta de miedo por la tensión que estaba acumulando. Por fin le pidió algo que rompió su resistencia psicológica: el contrato de Clay. Intentó que sus dedos no temblaran al buscar en el apéndice “R” pero no pudo evitarlo al comprobar horrorizada que no había nada en aquel apartado, que el contrato no estaba. Miró en la “Q” y en la “S” mientras sentía que la sombra del Ingeniere se agrandaba sobre ella más y más. Finalmente tuvo que mirarle a la cara para decirle que el contrato no estaba allí.

– ¿El contrato también escapó corriendo por el jardín?

Giannina soltó un grito, se levantó de un salto y salió corriendo del despacho mientras las demás secretarias fingían no oír nada. El Commendatore se dio la vuelta, volvió a su despacho y ordenó buscar a Giannina. Cuando por fin ella aceptó entrar, el Commendatore le indicó el teléfono para que hiciera una llamada.

Poco después se recibió en fábrica una mala noticia. En los test previos Regazzoni se había salido de la pista y había dañado seriamente su monoplaza. Cuando Mauro se lo dijo al Commendatore, se sorprendió por la enigmática sonrisa con que éste recibió la noticia. Tras evaluar los posibles daños y sus consecuencias, acordaron que había aún un chasis en fábrica, así que era mejor enviarlo al Glen. Mauro pensó que aquello era un gasto muy elevado y que aquel chasis ya hacía tiempo que no se usaba, pero tampoco le pareció una mala decisión, cuantas más cosas tuvieran en el Glen, más posibilidades de elegir para poder estar a punto y ganar el título.

Cuando volvió a quedarse solo, el Commendatore mandó llamar a Ginno, el encargado de los repuestos. Tras preguntar sobre diversas piezas acabó concentrando su atención en los amortiguadores. Le hizo llevar uno al despacho y estuvieron hablando un buen rato. Ginno salió del despacho con un encargo muy extraño, pero era un fiel empleado y seguiría a rajatabla las instrucciones que había recibido. Varios lotes de amortiguadores fueron enviados al Glen junto al chasis y con la orden para ser montados en los tres monoplazas. Era una orden firmada con tinta de color violeta y por tanto ineludible.

El jueves anterior al Gran premio USA, Forghieri se desplazó al aeropuerto para marchar al decisivo último Gran Premio de la temporada. Sin embargo se llevó una imprevista sorpresa: ¡su visado para entrar en Estados Unidos estaba caducado! ¡No podía viajar! ¡Iba a quedarse sin asistir al GP más importante del año! ¿Había sido un error de la secretaria, de Gabriela? Eso le extrañó muchísimo ya que era una persona ultra competente. Pero no tenía tiempo que perder pensando en las responsabilidades, así que en vez de volver a Maranello para que le resolvieran el asunto, decidió hacerlo él mismo para intentar ahorrar unas horas preciosas. Optó por irse directamente a la Embajada en Milán y aun llegó a tiempo para que pudieran expedirle un visado nuevo, pero cuando volvió al aeropuerto ya no había ningún vuelo a Nueva York.

Optó por uno que iba a Chicago, ciudad a la que llegó el viernes por la tarde y con un coche de alquiler se dispuso a recorrer los más de 1000 km. que le separaban de su destino. Sin embargo una gran tormenta de nieve en los Montes Apalaches le obligó a pernoctar por allí y a perder unas horas decisivas. Cuando al día siguiente consiguió por fin llegar al Glen, era ya sábado por la tarde, la clasificación se había celebrado y el aspecto era desolador: Lauda, que había conseguido diez poles a lo largo de la temporada, era quinto y Rega, el aspirante al título, décimo.

Anuncios

Acerca de Carlos Castellá

Soy Carlos Castellá, comentarista de automovilismo deportivo. Empecé de joven en el karting, modalidad que me permitió iniciarme en las carreras y en el periodismo, y que me llevó hasta la Fórmula 1, donde fui locutor de televisión durante siete temporadas. También he trabajado en otros campeonatos como la NASCAR, el WTCC, el DTM, las World Series, la Indy Car y tantas otras experiencias acumuladas a lo largo de los años, tanto periodísticas como reglamentarias e incluso jurídicas.
Esta entrada fue publicada en El Honor antes que el Título y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

29 respuestas a Guerra psicológica

  1. Miquel dijo:

    Esto se pone interesante. El mejor capítulo hasta ahora en mi opinión.

    Había leído algunas cosas sobre la personalidad del Commendatore, pero nada tan explícito como lo que nos estás contando.

    Ansioso por leer el siguiente.

  2. leo guzman dijo:

    Disculpa estos relatos no los podrias hacer descargables en pdf ? creo que son buenos recuerdos para conservar

    Gracias

    • Hummmm… gracias por la sugerencia, algo así estamos haciendo en Historis, donde pronto estará la historia de Gilles & Didier.

      • leo guzman dijo:

        Precisamente al ver la opcion que teniais en Historis y dado el interes de tus relatos , me ha parecido una buan sugerencia , pero tal vez sea un problema a nivel tecnico
        pero felicidades por tus narraciones , por cierto sabes si se volvera a publicar F1 RACING en España?

        Gracias

      • Confitero dijo:

        No quiero pecar de bocazas pero en Historis ya estuvo publicada en un archivo.Yo incluso la imprimí para dársela a leer a parte de mi familia (espero que no te moleste). No lo he comprobado pero pensaba que era la misma que nos regalaste el invierno pasado ¿no es así?. Acabo de entrar en la página y se puede ver si entras en “La puerta automática”, por ejemplo, y luego pinchas en Carlos Castellá, y se despliegan todas tus entradas de Historis.
        Por lo demás, excelente entrada la de hoy, como siempre.

  3. Guille77 dijo:

    Interesante historia, mas o menos se puede ver donde termina eso. Pero lo que llama la atencion es que El supuesto infractor (creo) se quedo unos anos mas en la Scuderia, por que Carlos? Seria super interesante que publiques esas intimidades de lá f1 mas seguido, desde lá primera que hicistes me dejastes enganchado con tu blog.

  4. Rofial dijo:

    Por todo lo que he podido leer en diferente libros e internet sobre Enzo Ferrari, tenía un carácter un tanto totalitario, como dicen los americanos “my way or highway” y en mi opinión, no lograron mayores resultados esa época por que, quizá, no sabieron evolucionar su organización interna, las cosas cambiaban rápidamente y quizás se quedaron un poco atascados en el pasado a la hora de hacer las cosas.

    Con ello no quiero decir que sea reprochable, es su marca y si el grupo FIAT dejaba que hiciera y deshiciera, pues adelante, además reconozco que Ferrari sin Enzo no sería lo que es a nivel de “aura” por así decirlo.

    • Es que la grandeza de Ferrari ha estado siempre en que era un equipo conflictivo, derrotista, muy politizado… y hecho a imagen y semejanza de su mentor. La Ferrari moderna no tiene nada que ver con aquella, para bien o para mal. Pero si repasas su historia, verás que está hecha más de derrotas que de victorias, lo de Schumacher fue un paréntesis “indigno” de su historia (dicho en modo jocoso, por supuesto).

      • Al (21Prods) dijo:

        Pues no deja de tener su punto leer a muchos poner a escurrir al actual presidente de Ferrari, poco menos que por dilapidar el prestigio de la escudería, cuando leyendo esto sólo puedo abrir mucho la boca y los ojos… Ojiplático…

        Ahora, sin haber conocido ni vivido la época que nos relatas, es cierto que, por lo menos partiendo desde los ’80 y tantos, en que yo me apunté a la F1 siendo un niño, la época de Schumacher es más bien indigna 😉 En serio, nunca entendí cómo dos de mis hermanos podían ser Ferraristas si no ganaban nada. Era más lógico ser de McLaren, con Lauda/Prost o Prost/Senna como yo (luego ya cobré de mi medicina con años desastrosos) o de Williams, como otro de mis hermanos (ésto no deja de cobrar su parte todavía hoy).

        Suscribo lo dicho más arriba, esta entrada de hoy me parece la más redonda e interesante (e increíble, debo decir, por lo que supone de “tirar” un campeonato por despacho, a lo McLaren 2007, casi casi).

  5. Muy buena anécdota Al, ¡es que un verdadero ferrarista sabe que ha venido a este mundo a sufrir!
    De todas formas era una época muy distinta y ya explicaré en que se basa todo esto pero si, algún parecido con 2007 si lo tiene, no había pensado en ello.

  6. Pedro dijo:

    Jeje, ya me extrañaba que el Commendatore no se vengara ni apareciera en la entrega anterior.
    Sobre lo que comentáis de Ferrari, cuando estudiaba vino Joan Viladelprat vino a darnos una charla, y nos explicó que en el 85-86 le ficharon como Director Técnico creo y que aquello era el caos en todos los sentidos..
    Yo sigo la F1 desde principios de los 90, y Ferrari aunque era el equipo pupas, me fascinaba que aunque todos iban hacia los V8 y V10, ellos continuaban r que r con su V12. Los on board de Alesi con las manos en el volante estilo taxista y el V12 “aullando” me impactaban.
    Por cierto, nos puedes contar algo sobre qué equipo correrá el Dtm este año? Espero que también podamos leer tu agenda de cada carrera.
    Saludos

    • ¡Eso espero yo también! De momento estamos en ello, aunque no entiendo muy bien tu pregunta.

      Y en lo otro tienes razón, Ferrari en aquellos años era “el pupas”, no me acordaba de esta expresión que se utilizaba a menudo.

  7. Jesús Sánchez dijo:

    Si,si, si que tiene un cierto parecido con lo del 2007…y parece como si los tiros fueran a ir por un camino parecido ( intuyo parecido pero no igual )
    Creo que no nos podemos extrañar…Enzo era Enzo y como Jefe supremo de su Scudería tenía el poder , él hacía y deshacía a su antojo. Algo por otra parte lógico, pues él se había hecho a si mismo y se creía con derecho a mandar, ordenar y gobernar a su antojo. Su ego no le permitía hacerlo de otra manera
    Lo malo de este tipo de carácter es que suele acarrerar más fracasos que logros y a la larga más odio y enemistades que amigos y triunfos….

    La historia va tomando cada vez más forma….creo que ya veo la luz al final del tunel.
    Seguiré pendiente.

    • “Lo malo de este tipo de carácter es que suele acarrerar más fracasos que logros” Acabas de sintetizar la personalidad de Enzo Ferrari en una sola frase.

      • Al (21Prods) dijo:

        Y la de Ron Dennis, yo creo también. E incluso la de Helmut Marko, ¿no? Es más, tratando de ver con un poco de perspectiva cosas sucedidas en Williams, yo creo que incluso FW podría ser descrito así, visto cómo dejó pasar grandes oportunidades por no querer dar entrada en su accionariado a A. Newey, por ejemplo.

        Lo que está claro es que estos equipos de F1 (Ferrari, McL, Williams…) vienen muy marcados por fuertes personalidades, que o las construyeron de cero y las llevaron a lo más alto, o, caso de RD, recogieron los trastos rotos y los volvieron a montar para volver arriba. Debo decir que me faltan muchísimos datos, pero es una impresión que tengo muy marcada.

        Un abrazo Carlos, y un gusto leeros a ti y a todos los que comentáis por aquí.

      • Como buenos ingleses, Dennis y Williams fueron mucho más pragmáticos que Ferrari, aunque lógicamente también cometieron errores. Además eran más jóvenes cuando llegó la profesionalización y tecnificación de la F.1 en comparación a una Ferrari mucho más artesanal.
        En cuanto a Markö, no se le puede comparar con estos tres “grandes”, no es más que un bocazas que pinta mucho menos de lo que la gente cree.

  8. cies dijo:

    ¿¿Il commendatore saboteando a su propio equipo??

  9. Me está gustando mucho la historia 🙂

  10. Carlos, soy seguidor del blog desde hace algunos años, pero esta serie me tiene al borde del infarto!!!! No había comentado por despistado, pero muchas gracias por este banquete previo al inicio de la temporada…
    Saludos desde Guadalajara, México.

  11. ImprezaSTI dijo:

    Despues de los entrantes que te hacen abrir el apetito, parece que empiezan a llegar los platos fuertes.
    Como manejas el tempo, eh? Je je

    • Gracias Impreza, si parece que esto del tempo lo tengo bien cogido.

      • Al (21Prods) dijo:

        Pero ya desde hace tiempo que lo tienes bien cogido. Desde que empezaste con esta clase de entradas hace un par de años dejé de sentir tanta pena cuando acaba el campeonato de F1, en parte porque estas temporadas tan largas son agotadoras hasta para mí, pero sobre todo porque sé que falta menos para mi mini-serial favorito. Y sin “tempo”, no hay nada que hacer para engancharnos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s