No vuelvas, Robert

El estado de salud de Robert Kubica y la fecha de su regreso a la competición es uno de los temas permanentes este año, ya que todos deseamos volver a verle al volante de un Fórmula 1. Pero las cosas no deben precipitarse, así que espero que Robert no regrese esta temporada.

Si bien en ciertos casos las lesiones físicas acostumbran a tener unos claros periodos de recuperación, normalmente acelerados por el tono atlético de los deportistas y la aplicación de una medicina de alta tecnología como ocurre en las motos, no ocurre lo mismo cuando hay tantas intervenciones y partes del cuerpo implicadas.

Hace tiempo leí en la revista “F1 Racing” una declaración del doctor Sid Watkins, sin duda la referencia absoluta en materia de medicina automovilística, en la que hablaba de un periodo de dos años como plazo razonable para un accidente del tipo de Felipe Massa. Los resultados y la marcha del brasileño parecen confirmar dicha teoría, pues el piloto de Ferrari no ha vuelto a ser el mismo, probablemente porque volvió a las pistas demasiado pronto. Las urgencias por salvaguardar el puesto y por no perder el ritmo de la competición provocan este error. Hay muchos ejemplos de ello.

Tom Kristensen, piloto DTM.

Rememoré todo esto hace un par de meses, cuando me encontré con Tom Kristensen en Lausitz. El piloto danés sufrió un grave accidente en la carrera de apertura de Hockenheim en 2007, volvió pocas carreras después, pero su rendimiento nunca volvió a ser el de antes. Aunque físicamente estaba recuperado, su capacidad para ir a tope ya no era la misma, podía hacerlo algunas vueltas, pero no una carrera completa.

Hace pocos días, buscando datos para mis entradas sobre Goodwood, me topé con algunos artículos sobre Stirling Moss, y en uno de ellos se hacía hincapié en el estado físico del británico tras su accidente. Volvió a subirse a un coche de carreras a los seis meses, y constató que sus reflejos ya no eran los mismos, por los que optó por retirarse. El articulista comentaba que con los conocimientos médicos de hoy en día parece claro que Stirling también volvió demasiado pronto. Otros seis meses más de recuperación le habrían permitido volver en plenitud de facultades.

Robert Kubica antes del accidente.

Ahora a Kubica le puede suceder lo mismo. Espero que no regrese hasta los “test” del año próximo, porque si lo hace en alguna de las sesiones libres de este año, será un acontecimiento mediático de primera magnitud, pero correrá un riesgo enorme porque lógicamente los tiempos no saldrán, ya que ni su condición física ni la técnica estarán a un nivel suficiente como para destacar en unos libres de Gran Premio. Lleva muchos meses sin subirse a un coche de carreras, y  además no conoce el estado actual del R31.

Por ello, si vuelve demasiado pronto, lo más probable será que la cosa no salga bien a nivel de registros, lo que generará las primeras dudas, tanto propias como ajenas. El piloto no estará seguro de sí mismo, y el equipo se cuestionará si realmente vale la pena guardarle el sitio. Y más un equipo como el actual Renault, que empieza a ir a la deriva, cambiando pilotos a media temporada sin ninguna razón (ni tan siquiera económica), salvo la de algún advenedizo que al más puro estilo Briatore intenta tapar el fracaso de su gestión echándole la culpa a los pilotos. Y en estas condiciones sería difícil que los meses invernales fueran cómodos para Robert, dificultando aún más su recuperación.

Sin embargo, si se queda en casa y prosigue su rehabilitación, dispondrá de tres o cuatro meses más de tranquilidad, completará el año que ya se predijo de buen principio, y podrá llegar a los test en plenitud de forma física, aunque no técnica: una parada tan larga hace que la readaptación al coche sea más lenta (véase a Schumacher tras un parón de tres años) aunque siempre será mejor tener que recuperar el tiempo perdido con respecto a la evolución del coche que tener que recuperarlo por cuestiones físicas, que creo que es el caso de Felipe Massa o de Tom Kristensen. El danés explicó después que lo había pasado muy mal, que estaba bien para el día a día, pero que en competición no era lo mismo. Tenía muchos dolores de cabeza y problemas para dormir, lo cual repercutía en su rendimiento. Supongo que algún día Felipe contará eso o algo similar, que ya en tiempos más alejados les oí a Nelson Piquet y Gerhard Berger por sus accidentes en el Tamburello.

Sergio “Checo” Pérez en los test invernales (Foto, Circuit de Catalunya).

Otro caso muy cercano ha sido el de Sergio Pérez. Tras su accidente de Mónaco su recuperación física fue rápida, pero su condición general no. Por más que lo intentó no pudo correr en Canadá, y su rendimiento todavía no está a la altura de lo esperado. La renovación de su contrato me recuerda el caso de Karl Wendlinger, quien sufrió un accidente idéntico al de “Checo” también con un Sauber en Mónaco en el infausto 1994. Tras muchos días de coma inducido fue recuperándose, volvió a principios de 1995 y tras cinco carreras lo dejó. Aún hizo un último intento en Australia, donde abandonó por problemas físicos. El accidente de Pérez no ha sido tan grave, pero también está necesitando más tiempo del que se dijo para volver a estar al cien por cien.

Lamentablemente el mismo día del accidente de Robert Kubica, cuando por la noche estuve comentando con gente de mi entorno lo sucedido y las similitudes con el accidente de Alessandro Nannini, dije que la carrera del polaco en F.1 se había acabado. Las heridas eran muy graves, y si necesitaba mucho tiempo para recuperarse se le escaparía el tren, pero si precipitaba el retorno, no lo haría en buenas condiciones. Espero sinceramente haberme equivocado, porque Robert estaba llamado a ser uno de los grandes.

Mi relato sobre Alessandro Nannini está aquí

Anuncios

Acerca de Carlos Castellá

Soy Carlos Castellá, comentarista de automovilismo deportivo. Empecé de joven en el karting, modalidad que me permitió iniciarme en las carreras y en el periodismo, y que me llevó hasta la Fórmula 1, donde fui locutor de televisión durante siete temporadas. También he trabajado en otros campeonatos como la NASCAR, el WTCC, el DTM, las World Series, la Indy Car y tantas otras experiencias acumuladas a lo largo de los años, tanto periodísticas como reglamentarias e incluso jurídicas.
Esta entrada fue publicada en Fórmula 1 2011 y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

47 respuestas a No vuelvas, Robert

  1. Velocidad dijo:

    ¿Pole? Lo veo en un minuto, je je.
    Carlos, interesantes reflexiones, sobre todo por sustentarse en ejemplos que corroboran sobradamente tus argumentos.
    Simplemente añado que me uno a los deseos de todos de que Robert Kubica llegue al estado anterior a su infortunio.

    Ea.

  2. +karreras-futbol dijo:

    Estoy contigo Carlos, Robert llevaba camino de ser uno de los grandes, pero el destino se la ha jugado.
    Con BMW pudo ser campeon, pero tambien alli tuvo mala suerte.
    Saludos.

    • No creo que fuera mala suerte. BMW no pensó que podían luchar por el título, porque no contaban con que Hamilton, Massa y Raikkonen cometieran tantos errores. Sus cálculos eran ganar un GP en 2008 y luchar por el título en 2009, cosa que no sucedió.

      • +karreras-futbol dijo:

        Bueno , a ese tipo de “suerte” me referia.
        Carlos , tu que te mueves entre alemanes, puede ser que sean tan cuadriculados y no tengan cintura para improvisar ?.
        Robert ya dijo en esa temporada que si hubieran seguido con la evolucion del coche hubieran podido aspirar al titulo, pero como bien dices ,el programa era el programa (osea ,ganar una carrera). Lastima .

      • Creo que si, uno buena parte de eso. Ya habían cumplido y podían centrarse en el siguiente proyecto. De todas maneras entiendo que en Canadá no podían imaginar que podrían estar luchando por el título, y por eso siguieron con los planes establecidos.
        Fue un error enorme que les costó acabar fuera de la F.1.

  3. Ezequiel dijo:

    Interesantes reflexiones que casi no me habia parado a pensar… pues queria volver a verlo pronto; pero casi al pasar una rehabilitacion tan seria es como volver a empezar de cero, porque tu cuerpo no responde de manera igual por mucho que uno quiera (lo digo por experiencia)

  4. eloyf1 dijo:

    Además, algo de miedo siempre queda, aunque nadie quiera admitirlo. Espero que, al haber tenido su accidente en un coche totalmente distinto a un F1, montarse de nuevo en este no le cause tanta impresión, pero si con accidentes menores ya tienen los pilotos esas sensaciones, no me quiero imaginar lo que será en el caso de Robert.

    Al respecto, Carlos Oliden colgó ayer en Twitter un link bastante interesante sobre Simona de Silvestro y cómo tras dos accidentes con incendio incluido no le ha quedado otra que tomarse las cosas con más calma…
    http://mobile.racer.com/racer-special-simona-desilvestro—tough-enough/marticle/210306/

    • ¡Ostras, la revista Racer! la compré durante algunos años en papel para saber cosas de las carreras USA. Lamentablemente forman parte del material “desparecido” de mi biblioteca.

      En cuanto a lo que dices es cierto, algo de miedo o de duda queda, al menos durante un tiempo.

  5. Coincido contigo, Carlos, y con tus reflexiones cuando sucedió el accidente. De hecho, por esas fechas en que todo el mundo ponían mensajes de apoyo en sus webs, publiqué un post en el que argumentaba sobre la posible quiebra del polaco en la F1 a máximo nivel. Hablé en su día del “respeto prudente” que se puede instalar en la cabeza de quien tiene un accidente así.

    Por si alguien lo quiere leer (perdón por el spam): http://martinherzog.blogspot.com/2011/02/el-drama-de-kubica-y-el-fin-de-una.html

    saludos

  6. Josep dijo:

    Otro gran artículo, muchas gracias Carlos. Llevaba unos cuantos artículos sin comentar porquñe no encontraba el momento.

    Me sentaría muy mal que Robert “se apagase” por el accidente, aunque pueda seguir corriendo.
    Mantengo al esperanza en que va a esperar a final de temporada, y no creo que nadie lo presione a hacerlo.
    Felipe Massa el año pasado si que estuvo flojo, pero este año no lo veo “lento” o “paquete”, lo cual me da muchas esperanzas.
    La impresión es que el accidente de Massa fue más psicológico y el de Kubica más físico, aunque obviamente yo no se más de lo que nos cuentan, que no tiene porqué ser la verdad o toda la verdad.
    Schumacher dijo que perdía la visión por los baches cuando probó el F2007 en Mugello, para supuestamente suplir a Massa en 2009.
    Recuperarse físicamente no parece tan complicado, porqué es un tema más fácil de controlar y de trabajar que algo psicológico, pero estos accidentes a cualquiera de nosotros nos hubiese matado o nos hubiese dejado fatal de por vida, y estos “tíos” pretenden volver a estar entre los mejores deportistas del mundo, con un rendimiento pleno y en un tiempo récord. Lo normal es que no sea posible, así que solo el hecho de volver ya es impresionante.

    • Es buena esta diferenciación entre físico (Kubica) o psicológico (Massa). Creo que de todas formas la expresión correcta sería “cerebral”. Normalmente son los comas (inducidos o no) los que exigen una larga recuperación. Y no olvidemos que una operación con anestesia, en cierta forma es un coma, y Kubica ha tenido que pasar varios.

  7. JESUS dijo:

    Y yo que los creía de otro mundo, “hechos de otra pasta”, y parece que en realidad no es así, que son como todos nosotros.

    Queda el consuelo de la consabida frase “cada persona es un mundo”, y tal vez vuelva a correr y correr.

    Pero, si por una u otra causa, has estado con un pie aquí, y otro allí, y a veces hasta con los dos, y no una ni dos veces,… y si por fin has despertado, te has recuperado y han pasado los años… Volver a ser el mismo es casi imposible.

    Sale a la luz el espíritu de supervivencia, y te hace ser precavido, cobarde, distraído, si se quiere, ante cualquier tontería.

    “Que vas en tercera”, Ostras, el próximo coche lo compramos automático,… “Deja de buscar la sal, que la llevas en la mano”… y cosas así, un día si otro también. Como para rendir al cien por cien a trescientos por hora.

    Que calor… saludos.

    • Pues si, son especiales, pero humanos al fin y al cabo. Y todo el que ha tenido un accidente especialmente grave (es decir, se ha visto al otro lado) se toma la vida de otra manera.

      Incluidos los corredores, que pueden seguir siendo buenos, pero de otra manera. Niki Lauda es un claro ejemplo de eso, que merecerá algún día una post sobre ello.

      • Ferrim dijo:

        Justamente te iba a preguntar por el ejemplo de Niki Lauda, que volvió muy pronto y siguió ganando. Pero me ha dado por rascar un poco, más allá de la superficie, y quizá también su caso se pueda tomar como ejemplo de lo que argumentas en el post. Porque Lauda llevaba una temporada 1976 excelente, rapidísimo, saliendo casi siempre arriba del todo, y ya venía haciendo grandes campañas en 1975 y 1974. En cambio, desde su retorno parece que se vuelve lento, suma muy pocas poles más y se convierte en un “acumulador”, gana en 1977 y 1984 más por saber estar que por velocidad pura.

      • Creo que de eso ya hablo en alguna respuesta, pero es que además la gran diferencia fue que Lauda no perdió el conocimiento ni fue puesto en coma. El accidente no habría tenido nada de particular de no haberese incendiado el coche, porque a pesar de la violencia del impacto, no se rompió ningún hueso. Fue el fuego que le quemó y que él respiró, un tipo de accidente distinto a los de Massa, Kubica y los demás que han salido por aquí.

  8. ImprezaSTI dijo:

    Mis conocimientos sobre las historia de la formula 1 es pauperrimo, con lo que no se si hay ejemplos de lo contrario a lo expuesto en el articulo, o sea que un piloto despues de un grave accidente se haya recuperado y alcanzado el maximo nivel. Si no es asi, Kubica podria ser la excepcion, pero tal vez, aunque sin adelantar acontecimientos, vayamos preparandonos para lo que sera la realidad.

    • Evidentemente sí los hay: Lauda, o como ya he citado, Berger y Piquet. Todo depende del “tempo” del ritmo de recuperación, y sobre todo, de no precipitar las cosas.

  9. Alpha dijo:

    Estoy de acuerdo con lo que dices, aunque quizá Renault le presione para volver, aunque espero que no pase y vuelva al 100% el proximo año

  10. oalfonso dijo:

    Creo que en una escena de “Un domingo cualquiera” al médico del equipo le dicen que no mire por la salud de los jugadores sino por el bien del equipo que los necesita recuperados lo antes posible. Siempre me acuerdo de esta escena cuando veo que a un chavalín de motociclismo le devuelven a la pista medio lesionado.

    Muy interesante la entrada, yo también creo que Robert tiene que estarse tranquilo e ir paso a paso.

  11. Teucro dijo:

    Tras una temporadita perdido, vuelvo, y con este “triste” articulo. Mas que nada porque soy de los que espera que se haga justicia con el polaco y que, tarde o temprano, su habilidad al volante tenga su debida retribución, y que no pase a ser uno de esos nombres sin pena ni gloria en la historia de la F1.
    La verdad que espero que vuelva a dar lo mejor de si mismo cuando regrese a la pista, igual que tras el accidente de Canadá, pero eso sólo con el tiempo lo veremos.
    Por cierto, relacionado con la F1 -como anécdota-, el otro dia me di un paseito por el ‘pit lane’ y la ‘parrilla’ de salida del gp de europa. Curioso.

  12. David dijo:

    Como siempre excelente artículo Carlos!
    Soy de tu opinión. Creo que un accidente en el que tu vida corre peligro (no del que sales por tu propio pie), te deja herido de gravedad en el “coco” (mayor o menor según la fuerza mental). Reconozco que nunca he visto en Kubica un piloto tan bueno como muchos creen (de hecho y con los números en la mano, en 3 años Heidfeld le ganó 2) e incluso lo veo “marrullero” y antideportivo en la pista. Sin embargo con el tiempo me ha ido “convenciendo” con actuaciones magistrales fuera de los focos y me encantaría que volviera y lo hiciera en un equipo grande para que pudiera demostrar, pero por desgracia creo que se acabó para él lo mismo que para Massa.
    Saludos

    • ´No creo que fuera marrullero o antideportivo. Simplemente apuraba al máximo aquellos coches con los que no se podía adelantar, y por tanto el que cerraba la puerta siempre tenía razón.

      Ahora se encontrará con una F.1 muy diferente, porque no ha corrido con KERS, DRS y Pirelli todo al mismo tiempo. Por eso creo que debe esperarse, el cambio entre lo que probó en Valencia y lo que hay ahora debe ser enorme para asimilarlo en una horita y media.

      • David dijo:

        Aunque no es el tema ahí discrepo Carlos, todavía recuerdo la “barrabasada” que le hizo a Sutil en Canadá justo cuando fue a entrar a boxes (de lo más peligroso que recuerdo), o cómo cerró al RB de mala manera en la salida de Mónaco. Incluso cómo se tiró en Australia 2009 sin importarle quién estuviera delante… Lo de Silverstone con Alonso también es antideportivo ya que se va recto para echarlo de la pista (y eso es más que apurar un coche). Por lo demás estoy contigo, esperar al año que viene con coche nuevo y hacer tropecientas mil vueltas… aunque no hemos contemplado a quién se encontrará al lado (Grosjean o Petrov) y la presión de que no puede perder… lo triste es que si lo hace nadie se acordará de que corrió accidentado (como pasa con Massa).

  13. salinas dijo:

    Ante todo, una contextualizacion: soy medico. Vulgar, cotidiano, no de elite, pero medico. Y desde mi perspectiva, familiarizado con la recuperación de lesiones y, sobre todo y como bien puntualizas en tu exposición, Carlos, de la recuperación global del individuo, de todas sus capacidades y no solo de la consolidación de un hueso o la cicatrización de una herida. Y reconozco que a pesar de los múltiples casos de recuperaciones milagrosas de los deportistas, sigo asombrándome cada vez que presencio un nuevo caso.
    Lo que a mucha gente se le escapa es que a pesar de que el futbolista pueda volver a jugar pronto o el “quemao” de la moto vuelva a subirse en ella, son pocos los años que tardan sus lesiones en recordarles su existencia. Están suficientemente recuperados para subirse a una moto, pero no están verdaderamente recuperados. Hartito estoy de ver a deportistas de elite que acaban prematuramente sus carreras porque su rendimiento no es el que era antes de determinadas lesiones, aunque su recuperación fue milagrosa, y lo que es peor, (harto) de ver que tras exprimir esos tres-cuatro años, son gente que quedan cojos de por vida. Las secuelas están ahí. Y cuando cae la masa muscular que mantiene las cosas aparentemente bien, la articulación muestra su verdadera cara: peligro de derrumbamiento.
    Las secuelas neurológicas son mucho mas difíciles de objetivar: esa décima en el reflejo, ese punto menos de arrojo, no se ven en la Rx ni en la RM. Si se vieran, probablemente sabrían donde buscarlas. Pero ni están ni se les espera.
    Por eso, siempre que hay un accidente de estos, soy escéptico. Aplicando los mejores conocimientos actuales y los programas intensivos de rehabilitación, se consigue que la lesión permita la actividad deportiva, pero el nivel previo es otra cosa: frecuentemente el delantero recupera su forma física, pero le falta frescura o aquella envidiable explosividad en el arranque. Si estos mínimos deficits los llevamos a una actividad que exige potencia muscular, pero sobre todo precisión, control y otras cualidades mas intangibles que conforman la personalidad de cualquier piloto de elite, obtenemos frecuentemente como resultado la recuperación funcional orgánica, pero no la restitución ad integrum de sus capacidades previas. Y son éstas y no el volumen de su cuadriceps quienes le han llevado al lugar que ocupaba.

  14. Piteich dijo:

    Grandísima aportación Salinas. Muchas gracias.

    Un pequeño comentario-reflexión-pregunta:

    Con el paso de los años uno va envejeciendo y perdiendo sus máximas capacidas físicas y psíquicas. Al igual que en un accidente se pueden perder facultades que no recuperes jamás con el envejecimiento pasa lo mismo. Esto me lleva a recordar a extraordinarios pilotos que dilataron sus carreras deportivas hasta edades bastante avanzadas en los que tendríamos que plantearnos cómo evolucionaron sus condiciones al volante. Claro que con los años se pasa de F1 a otras categorías menos exigentes y más acordes a tus habilidades de ese momento, pero de todas formas me pregunto cómo “comparar” el tener un accidente grave con el envejecimiento “natural” si es que son comparables en algún modo.

    Por otro lado y hablando de F1, todos convenimos que la preparación debe ser máxima, el 100% casi pleno pues si tu no das ese nivel, otro lo hará teniendo en cuenta la tremenda competencia. Tener un percance grave puede suponerte quedarte en un 98% de rendimiento que para la media del ciudadano de a pie es excelente pero puede ser insuficiente para la altísima competición como ya ha comentado Salinas con el ejemplo del delantero.
    Desde luego que tema tan interesante y complicado y como dice Salinas, el problema es que hay componentes intangibles que no nos dejan profundizar más.

  15. salinas dijo:

    Procuraré contenerme.
    1.- recuperacion psiquica: imposible vaticinar. desde un extremo al otro son posibles. Probablemente la recuperacion al 100% sea una quimera despues de la epoca inmortal del adolescente. A esa edad el respeto por al vida propia es menor que en cualquier otro momento. A partir de los 20 años, no me creo que no quede, aun de forma inconsciente, algun temor, algun miedo que hace levantar minimamente el pie en Eau Rouge. La confianza absoluta es muy dificilmente alcanzable. En el extremo opuesto esta el estres postraumatico, ya como enfermedad caracterizada. Pero entre ambos, todos los puntos medios son posibles.
    2.- lesiones organicas: aquí si se puede establecer una relacion entre el envejecimiento y las lesiones. Por una parte, la capacidad de regeneracion del organismo decae con los años. Pero apreciar esto quizas habria que buscar en los extremos: un hueso consolida mas rapido y mejor a los 20 que a los 40. Obvio. Por otra parte, la estructura del cuerpo es “imposible” de mejorar, y cualquier reparacion solo trata de minimizar los daños. Por ejemplo, una fractura de un hueso que implique una articulacion. Por muy bien que se repare, por mucho que al mejor cirujano le salga la operacion de su vida, el resultado nunca alcanza la perfeccion del original: siempre habrá roces, aunque sean minimos, incongruencias entre las superficies, que aceleran el deterioro de las estructuras, sobre todo si son articulaciones sometidas a sobregarga (de peso de movimiento). Esto se traduce en un acelerado proceso degenerativo (artrosis postraumatica) cuyos efectos en nada difieren de los debidos al normal deterioro articular por uso y tiempo (artrosis primaria): rigideces, dolor, perdida de fuerza, claudicacion….. Y esto ya se aprecia en la poblacion normal, no sometida a situaciones extremas. Cuanto mas no se notará en cualquier actividad de elite en la que someta al cuerpo a sobresfuerzos varios.

    Y no sigo, que ya es mucho salirse del tema.

  16. Piteich dijo:

    Muchisimas gracias Salinas, da gusto leerte pues explicas las cosas muy sencillas y claras… y por mi no creo que sea salirse del tema pues estamos comentando la recuperación de un deportista de élite tras un accidente asi que es un tema médico 100%.

    • Fantástica explicación Salinas, gracias otra vez. Dejas claro que tras este tipo de accidentes, la recuperación al 100 % es casi imposible.

      Tal como explicas, la conclusión puede ser que la recuperación puede ser total para hacer vida normal, pero al intentar forzar, el límite está más cerca que antes.

  17. Ya lo he dicho por Twitter, y varias veces, pero lo repito aquí sin la limitación de caracteres:
    gracias, por “recordarnos que son humanos” (en palabras de Karnaplosky) y ya yendome un poco a mi terreno, poner un poco de sentido común a tanto odio irracional contra el brasileño.
    Recuerdo un artículo tuyo similar en la GPA el año pasado, sobre como los accidentes que conllevan perder el conocimiento o inducir un coma son muy complicados de superar a la larga. Lo leí en su día y no me cansé de decirle a los míos cuánta razón había en tus palabras. Ahora es más de lo mismo, me quito el sombrero.
    Espero que en el futuro de Felipe no haya una retirada “porque no pudo más”, pero aunque lo niegue, es una persona, por muy deportista de élite que sea, y seguro que como hizo Kristensen, en ese futuro hablará de que al volver a coger el coche no era el msmo al volante.
    No encontraron nada físico, pero psicológico es otro cantar. El subconsciente se protege, está en nuestros genes, proteger nuestra vida de la amenaza. El fuego quema, no se toca. El coche casi me mata, me subo pero algo dentro de mí me impide lanzarme. Además,es un piloto al que le han endosado un campeón del mundo al lado, al que le obliga la presión de conducir un Ferrari….. no puede decir que “no lo ha superado”, porque se derrumbaría y lo dejaría. Y dejarlo no va en la naturaleza de un piloto. Viven para correr.
    Ambos accidentes fueron graves, Kubica comprometió la parte que maneja el coche, Felipe la que la gestiona; estuvo a un tris de perder la visión de un ojo y no es que una fractura de cráneo sea menos grave. Y ambos han podido comprometer la mente, ese subsconsciente que les puede frenar.
    Un apunte, creo que (o al menos según algunos medios) a Kubica al principio también le sedaron para que pasara el dolor, así que no es solo la anestesia de las operaciones.
    Ojalá él sí vuelva a ser el mismo.Cuenta con un grandísimo doctor a su lado,Ceccarelli (uno de los impulsores de la medicina en la competición automovilística), que espero que sepa lo que hace.

    Perdona semejante parrafada 🙂

    • Estoy de acuerdo con lo que dices menos es una cosa: que a Massa le han puesto un doble campeón al lado y la presión de pilotar un Ferrari: peor era tener a Schumacher al lado, y en eso me baso al decir que no se ha recuperado. A una vuelta Massa no era inferior ni a Schummy ni después a Raikkonen, mientras que ahora no puede con Alonso a una vuelta, y no digamos en ritmo de carrera.

      • Bueno, aqui me doy con un canto en los dientes. Es cierto que ahi he subestimado a Felipe, porque a todo un Schumacher le barrio en alguna que otra carrera, si obtuvo un coche, es porque le quitó un record, segun la anecdota con Jean Todt y el muleto. Tampoco sabremos nunca como se hubiera comportado con otro compañero y el mismo accidente.
        Creo que me he dejado llevar mucho por lo que parece desde fuera, esa sensacion de que Ferrari “no le apoya”, que solo se esta centrando en su bicampeón (cosa que por otro lado entiendo), … la frustracion de no ver al Felipe de siempre me hace buscar respuestas sin sentido y ver cosas donde quiza no las haya.
        Gracias por el toque de atencion.

      • Y añado: tampoco sabremos como seria su ritmo y su comparación con Fernando de no haberle pasado nada.

  18. Noe, no es ningún toque de atención, es una opinión tan legítima como pueda serlo la tuya. Y stoy seguro que Ferrari sí le apoya, porque el campeonato de Constructores estará imposible mientras él no esté a la altura de Alonso.

    • Bueno, es que me he dejado llevar por la idea de que “es por Fernando”, cuando tienes toda la razón del mundo al decir que con Schumacher y Raikkonen, que también son unos ases, sí estaba a la altura. Y eso lo pasé por alto. De ahí que fuera como un toque 😉
      Un saludo.

  19. Pingback: Lecturas para un domingo sin F1 (IX) « Desde la pelouse

  20. Pingback: Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s