La cruz de Jim Clark

El 7 de Abril de 1968 los aficionados alemanes se dieron cita en Hockenheim para presenciar una carrera de Fórmula 2. Estaban felices, ya que entre los inscritos estaba nada menos que Jim Clark, Campeón del Mundo de Fórmula 1, en una época en que esta categoría no corría en su circuito.

En la quinta vuelta de la primera manga de la carrera, en la recta de subida hacia la Ostkurbe, en una zona sin mayores complicaciones, algo se rompió en la parte posterior del Lotus, éste se descontroló y aunque el piloto intentó corregir la trayectoria, no pudo impedir una violenta salida de pista.

El circuito estaba abierto en medio del bosque, sin medidas de seguridad, ya que no había guarda raíles, ni muros ni escapatorias. Como en una carretera de montaña, los árboles estaban apenas a un metro del asfalto, así que en aquellas condiciones y a gran velocidad, no es de extrañar que la salida de pista se convirtiera en un accidente de fatales consecuencias.

Se aprecia perfectamente la peligrosidad de la época (Foto encontrada en Internet).

La violencia del impacto fue tal, que seccionó el coche en tres partes. La delantera se desintegró, el motor y el cambio fueron a parar contra un pequeño muro situado unos ochenta metros más lejos, detrás del cual había algunos espectadores, y el habitáculo con el piloto dentro quedó al pie de los árboles.

Jim no murió en el acto, y cuando llegó la ambulancia (llamada por radio por los escasos controladores que había en la zona) el médico aún le encontró con vida, pero nada pudieron hacer para salvarlo, ni allí ni en el hospital de Heidelberg a donde fue trasladado por carretera, pues en aquella época ni los circuitos tenían clínica ni por supuesto había helicópteros medicalizados.

En 1969 se erigió una pequeña cruz de piedra en el punto en que se produjo el  accidente, cruz a la que el Team Lotus siempre iba a hacer una ofrenda floral cuando acudía al circuito. A pesar de mis intentos, nunca he podido saber quien sufragó la cruz, si Lotus (como me imagino), o el circuito, que después construyó una chicane en aquel punto, para disminuir la velocidad.

Cuando fui por primera vez a Hockenheim, con ocasión del Gran Premio de Fórmula 1 de 1989, quise ir a ver esa cruz. El sábado, después de la primera tanda, emprendí la marcha, pero sin calcular demasiado bien la distancia a la que estaba. Cuando abandoné el paddock, rodeé las tribunas y por fin accedí al sendero que rodeaba el circuito, ya llevaba un buen rato caminando, y para colmo dicho caminito no iba en paralelo a la pista, sino que daba un rodeo adentrándose en el bosque.

El camino hacia el bosque es interminable, y la cruz estaba aún más lejos (Foto, Carlos Castellá).

Al comprender que para llegar a mi destino aún había al menos media hora de camino desistí, porque tenía que contar el tiempo de vuelta, y una cosa son los mitos y mitologías propias, y otra es el trabajo que uno va a hacer a los circuitos, así que no me quedó más remedio que dar media vuelta. Al terminar la calificación tenía otras cosas que hacer, así que decidí dejarlo para el domingo por la mañana.

Como en aquella época había warm up sobre las nueve o nueve y media de la mañana, convencí a Toni Burón de que debíamos llegar pronto, así que salimos del hotel “Am Bismark” de Mannheim a eso de las siete y media. A las ocho y poco ya estábamos dentro, y entonces cogimos una lanzadera, y con un plano, le indiqué al chofer donde queríamos ir.

Una vez allí, el mismo chofer explicó a los del puesto de control que tenían que abrir la verja para que pudiéramos salir, meternos en la zona de público y llegar hasta la cruz. Como me ocurre en casos como estos, tuve unos momentos de gran emoción al encontrarla, y recuerdo que le expliqué a Toni quien había sido Clark y el valor sentimental que tenía estar allí. Aunque el pobre Toni a menudo pensaba que yo estaba un poco loco, intentaba igualmente asimilar aquel tipo de informaciones, ya que él era un recién llegado al automovilismo. Nos hicimos las fotos de rigor, una de las cuales es la que abre esta entrada, y después iniciamos el regreso.

Como Hockenheim no tenía vial de servicio, las lanzaderas iban por dentro del circuito, así que volvimos a entrar y esperamos a que pasara alguna, que nos recogió y nos devolvió al paddock, completando la vuelta al trazado, todo un lujo que entonces se podía hacer en los circuitos antiguos.

Volviendo a la cruz, con la remodelación del circuito quedó abandonada dentro del bosque y rescatada después, para recolocarla con un poco de adorno en el inicio de la zona destruida del circuito antiguo. Después, los esfuerzos de los seguidores del Team Lotus y de los herederos del legado de Jim Clark forzaron la construcción de un monolito significativo, (sufragado por ellos) que es el que existe actualmente y cuya foto está encima de este párrafo.

A mi la nueva ubicación y el esfuerzo por hacer algo mejor en recuerdo de Clark me parece loable, pero sinceramente, no me gusta. Hubiera preferido que se hubiera respetado el lugar y la cruz tal cual, ajardinarlo o cuidarlo un poco y dejarlo ahí para quien quisiera ir a verlo. En el lugar donde estaba alguien puso una cruz de madera muy sencilla, pero sea como fuere, el recuerdo de Clark tampoco depende de donde se coloque una cruz, sino de que perdure su leyenda y su legado, pues fue el mejor piloto de su tiempo.

Anuncios

Acerca de Carlos Castellá

Soy Carlos Castellá, comentarista de automovilismo deportivo. Empecé de joven en el karting, modalidad que me permitió iniciarme en las carreras y en el periodismo, y que me llevó hasta la Fórmula 1, donde fui locutor de televisión durante siete temporadas. También he trabajado en otros campeonatos como la NASCAR, el WTCC, el DTM, las World Series, la Indy Car y tantas otras experiencias acumuladas a lo largo de los años, tanto periodísticas como reglamentarias e incluso jurídicas.
Esta entrada fue publicada en En recuerdo y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

42 respuestas a La cruz de Jim Clark

  1. J. Arce dijo:

    Yo fui a Hockenhheim en 1990 y todavía conservo una bandera de Ferrari comprada en 1989 en Estoril como la que sale en la primera foto.
    Cuando empecé a seguir la F1(1986) Hockenheim ya estaba en el calendario, por supuesto, y me parecía un buen circuito a pesar de las chicanea. Lejos quedaron los años en que sustiuyó al Nürburgring y los puristas montaron la mundial

  2. Dj_Antrax dijo:

    Estupenda entrada. Como siempre.

  3. David dijo:

    Grandísima entrada Maestro !!! Jim Clark es sin duda mi piloto referencia “de antaño” y al que considero el mayor talento de la historia de la F1 (aunque obviamente eso es algo que no puede medirse). Siempre he creído que un gran piloto es aquel que es capaz de atravesar el tiempo a pesar de quedar atrapado en el mismo espacio, o lo que es lo mismo, ser recordado en cualquier época aunque sea montado en un coche viejo, con un “casco de visera” y unas “gafas de bucear”. Así sólo los grandes perduran y se forjan las leyendas, como el del “escocés volador”. Nunca estuve en el circuito pero sí cerca en Nurburg, aunque ahora gracias a ti, he estado muchísimo más cerca que aquella vez.
    Saludos!

  4. Josep dijo:

    Buena entrada y otro lugar que habrá que tener como objetivo si algún dia se presenta la oportunidad de ir. Y ya van unos cuantos en Alemania, habría que preparar un “tour” automovilístico por el país.

    • Bueno Josep, como yo voy al DTM, lógicamente conozco muchas cosas de la Alemania automovilística. Pero Inglaterra también está lleno de sitios “racing” para visitar, probablemente sean donde haya más.

  5. moto dijo:

    Yo como novato que me considero y tras muchos articulos y algun que otro libro leido, siempre que me dan ha elegir un piloto de antaño digo su nombre. Visitar su cruz es otra de las cosas que esta en mi lista de cosas por hacer, espero tener tiempo….

  6. paw27 dijo:

    en Hockenheim se les fue de las manos… cargarse el trazado original, mover la cruz de Clark… creo que no era necesario para nada.

    a parte de esto, ¡gran entrada! precisamente tengo en la recamara el libro “Jim Clark Racing Legend” que adquirí en mi última visita a Barcelona!

    lo del viaje a Alemania hace tiempo que lo tengo en mente… Nordschleife, Hockenheim, museos varios, cervezas de trigo, buena comida… y ver si lo hago coincidir con una cita del DTM!!!

    Saludos!!

  7. Teucro dijo:

    En relación al tuit que enlaza al articulo, me debato entre la suerte de ser aun no tan veterano y la mala suerte de no haber visto a pilotos como Clark. Por eso se agradecen aun mas estas pinceladas de la historia, la objetiva y la particular. Un bonito post.

    Sobre la primera foto de la entrada, Carlos, ¡que 22 años no es nada, decia un tango!

    (De la remodelación de Hockenheim, eso es harina de otro costal…)

  8. Pingback: La cruz de Jim Clark en Hockenheim

  9. Iñaki dijo:

    Bonita historia. Yo ni siquiera sabía de la existencia de dicha cruz.

    Al final te saliste con la tuya y el chofer de la lanzadera parece que se “contagió” de tu ilusión por visitar la cruz, por el interés que puso el tío en haceros llegar hasta allí. No estaría de más que los periodistas que salen en los “papeles” nos enriquecieran los previos con hitos de este tipo para conocer mejor la historia de la F1. Aunque dudo que tengan este tipo de inquietudes…

    Lamentablemente este tipo de “visitas” me hacen recordar el “olvido” que tuve en el 2005 al presenciar el GP de SanMarino en Imola y no visitar el rincón destinado a la estatua de Senna. Y es que bastante tuve con la carrera que puso a prueba mi ritmo cardiaco, jeje. Pero si, es una espinita que tengo clavada.

    Iñaki

    • Me sorprende que no supieras eso y me alegre haber sido yo quien te ha informado de ello. Yo estuve en el Tamburello antes de que hicieran el monumento, y no tengo ninguna foto. ¡Maldición!

  10. desi9904 dijo:

    el viaje a alemania es un fijo pendiente para bastantes de tus seguidores, imagino que a nosotros nos gusta su tecnologia y a ellos nuestro clima

  11. Manel dijo:

    Ya tenia leido algo sobre el lugar donde tuvo el fatal accidente Jim Clark, pero sinceramente no tenia conocimiento de que hubieran dedicado ese nuevo emplazamiento en sitio diferente del original de la cruz.
    Tambien es verdad que una de las leyendas del Automovilismo tuviera tan solo una pequeña cruz en un camino de dificil acceso me parecia como minimo de poco agradecimiento para la comunidad de la formula uno, que suelen ser todo lo contrario.
    Tal vez como tu comentas, para no variar el lugar del recuerdo hubiera sido mejor tratar de facilitar el camino hacia el emplazamiento original y donde realmente ocurrio el accidente, de esta forma unes al respeto la emocion de estar realmente alli en donde paso la tragedia. Todo es opinable por supuesto, lo importante es que por fin se honra su memoria con algo mas de dignidad.
    Para mi el automovilismo necesita venerar a sus mitos, porque son ellos los que lo han hecho grande….. sin estas historia es dificil tener una perspectiva real de la competicion y lo que la rodea…
    Gracias.

  12. McDriver dijo:

    Entrada muy emotiva. Me encanta saber estos detalles de la historia del automovilismo, que sin tu empeño y determinación tampoco nos contaría nadie.

  13. taz dijo:

    Emocionante entrada maese.
    En referencia al monolito nuevo, cada vez que veo el palmarés de Clark ¡¡¡me da una rabia!!!, echo en falta una cosa, las 24 de Le Mans, una competicion que estoy seguro hubiese ganado en alguna ocasion, como sí hizo su gran rival Hill (padre).
    Echo en falta pilotos multidisciplinares como aquellos.

    • Son los tiempos que corren, muy especializados. No creo que Le Mans fuera una carrera para Clark, pero se mató el día que tenía que haber estado en B’Hatch corriendo la BOAC 500, que era una carrera de resistencia.

    • Valentí Fradera dijo:

      Para que conste, Clark fue tercero absoluto en Le Mans en 1960, con un Aston Martin DBR1 privado. Fue la segunda de sus tres participaciones consecutivas en Le Mans.

  14. Valentí Fradera dijo:

    Pues “los herederos del legado de Jim Clark” se lo podían haber mirado un poco a la hora de mandar a estampar el mármol, porque Clark consiguió sus 25 victorias entres 1962 y 1968, no 1967… Vale que su última victoria en F1 (porque luego ganó algunas más en la Tasman Cup) fue el 1 de enero de 1968, en Sudáfrica, pero esa carrera puntuaba para el campeonato del mundo de 1968, no para el de 1967, que ya era historia.

  15. David dijo:

    Y aunque me “fastidie” también le faltó otra cosa al Gran Jim: ganar en Mónaco. Claro que sólo disputó 6 carreras allí… es demencial ver cuánto talento se ha perdido: Rindt, Clark, Peterson, Gilles, Cevert…

    • Si, lo de Mónaco es curioso, porque además en aquella época no se diferenciaba tanto como ahora de otros circuitos. Ahora ese circuito urbano es anacrónico, pero entonces no lo era.

  16. Pingback: Lecturas para un domingo sin F1 « Desde la pelouse

  17. Yo creo que sí importa, y mucho, el lugar donde se coloque la cruz, porque es el lugar en el que ha fallecido el piloto. Ese lugar es pura historia del automovilismo, donde ha pasado algo, y no 300 metros antes o después.

    Añoro el viejo Hockenheim. Era un trazado espectacular en un entorno privilegiado (a pesar de la chicanea).

    Me gustó mucho la entrada 😉 Mis felicitaciones.
    saludos

  18. Hola estimado Carlos Castella, hasta hoy pude ver este homenaje que le haces al MEJOR PILOTO, el Escocés Volador JIM CLARK.

    http://www.facebook.com/#!/photo.php?fbid=1746488276894&set=t.1679410506&type=1&theater

    Esta foto es uno de mis grandes tesoros, fue en 1966 en el Gran Premio de México.

    En mi reciente viaje con los amigos de la Scudería Hermanos Rodríguez, tuve la oportunidad de ir al cementerio en donde está JIM CLARK y a su Museo en Escocia.

    http://www.facebook.com/#!/photo.php?fbid=1746492877009&set=a.1746486196842.75509.1679410506&type=1&theater

    Espero puedan ver las fotografías que subí en mi Facebook…
    http://www.facebook.com/media/set/?set=a.1746486196842.75509.1679410506

  19. Les comparto Mi homenaje a JIM CLARK, El Escocés Volador en el Blog: http://blogs.eluniversal.com.mx/weblogs_detalle14547.html

    Salu2
    Alberto Navarro Llamas

  20. Eduardo dijo:

    Buenísima historia Carlos, y además la forma de contarla, comparto la emoción sentida. Sácame de una duda: ¿a qué distancia está la nueva cruz? no creo que sea a 300 metros como alguien comentó, o sí?
    De forma personal, pienso que el nuevo memorial es más vistoso, y que eso ayudará a que las nuevas generaciones lo tengan presente, eso es la forma de mantenerlo vivo también.

    • Desde luego no está a 300 metros de ningún sitio. Del punto exacto del accidente al menos hay un kilómetro, aunque ahora ya no existe, es todo maleza que se irá convirtiendo en bosque con el paso de los años.

  21. Alberto VR dijo:

    Hola soy un amante de las motos , y la verdad que me gustaba mucho el trazado antiguo , mucho mas que el nuevo , no soy partidario de que se cambien los trazados , si que sean mas seguro pero que respeten su trazado del principio , echo de menos esas carreras de motos de finales de los 80 y principio de los 90 , yo no hubiera cambiado la cruz de Jim de el sitio donde se produjo el acidente , un abrazooooo Carlos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s