El Nordschleife (y II)

En 2005, durante un viaje con la familia por Europa, planificamos una parada en el Nurburgring, cuyo objetivo era, obviamente, dar la vuelta al mismo, aunque fuera en nuestro coche y con toda la familia dentro.

Sin embargo al hacer el itinerario no me di cuenta de que pasábamos por allí en pleno fin de semana del mes de agosto, y que para mi desgracia, coincidía con el AvD Oldtimer-Grand Prix. Tanto el nuevo como el viejo circuito estaban ocupados por carreras y tandas de coches clásicos. Nos los pasamos muy bien, pudimos visitar los dos circuitos y verlos llenos de coches… ¡pero me quedé sin dar la dichosa vuelta!

Aquel viaje tuvo dos anécdotas: cuando nos perdimos en un pueblecito llamado Speyer, al lado de Hockenheim, buscando un parque temático dedicado a la aviación, y la famosa vuelta “no dada” al Nurburgring. Ocho meses después volvía a ver los indicadores en dirección a Speyer, y antes de que se cumpliera un año estaba otra vez en la puerta del Nordschleife intentando entrar en el circuito.

Clásicos en el Nurburgring, cita habitual del mes de agosto (Foto, Carlos Castellá).

El viernes de carreras, al menos en el DTM, siempre es un día de transición: hago el viaje lo antes posible para después dedicar el resto del día a localizar el hotel, reconocer los accesos, coger sitio en la sala de prensa y tramitar los demás aspectos logísticos del fin de semana. Por la tarde, una vez terminados todos estos trámites, decidí que como tenía el hotel en Laubach, a casi treinta kilómetros yendo por carreteras de montaña, era mejor dejar para el sábado mi “asignatura pendiente”.

Así que al día siguiente por la tarde, al acabar la jornada DTM, me fui otra vez a la entrada, a pesar de que empezaba a lloviznar. “Mejor” – pensé – , “porque así habrá poca gente y no habrá motos” ya que todo el mundo me había hablado de lo peligrosas que son, y del riesgo de meterse en el circuito con un coche “lento”. Además yo no soy un “racer” e iba con un Opel Corsa de alquiler, así que si podía rodar solo y tranquilo, mucho mejor.

No llegué a sacar el ticket. Un accidente y las malas condiciones atmosféricas habían obligado al cierre del circuito. Encontré un grupo de españoles que habían ido a dar vueltas, a quienes un motorista también español les estaba contando lo peligroso que estaba para las motos. Así que cargué sobre la espalda mi saco de frustraciones, que estaba un poco más lleno que al llegar, y me marché al hotel, convencido de que estaba escrito que no podía dar la dichosa vuelta. Y pensé que tampoco iba a ser esta vez, porque el día siguiente era el domingo de carrera y había que llegar y entrar pronto al otro circuito en previsión de los atascos habituales del DTM en suelo alemán.

Pasando el puente de Adenau, en Ex-Mühle (Foto, Carlos Castellá).

Así que el domingo llegué muy de mañana dispuesto a seguir mis rutinas, pero al llegar al punto en el que tenía que girar a la derecha para entrar en el parking de prensa pensé, “¡que co*o!” “¡al Nordschleife, que quien sabe cuando tendrás otra oportunidad!”. Y aunque fuera saltándome mis propias normas, esta vez sí, pude sacar el ticket de marras, entrar y dar la maldita vuelta.

Al principio iba francamente temeroso, circulando por la derecha y más pendiente del retrovisor que de otra cosa. Luego, al ver que la cosa no era tan terrible, empecé a “soltarme” un poco, y hasta me atreví a hacer fotos mientras conducía (por que de “pilotaje” nada). Lo que más me sorprendió, además de la inmensidad del trazado en sí, fue el hecho de que salvo el Karrusell y el puente sobre Adenau, no reconocí prácticamente ninguna curva ni lugar. Es tan largo y tortuoso que supongo que hay que dar muchas vueltas para ir identificando los lugares. El famoso Karrusell  apareció de pronto delante de mí y sólo tuve tiempo para mirar por el retrovisor y ver que estaba llegando un Porsche Cayenne a todo trapo. Tuve reflejos suficientes como para subirme a la parte alta de la curva y no chafarle el paso por el famoso peralte.

Cuando terminé la vuelta, más que satisfecho estaba aliviado, ya que por fin la había hecho, no había sido ni peligroso ni arriesgado, me quedó la convicción de que una vuelta es absolutamente insuficiente para captar la grandeza del circuito, y por supuesto me fui con ganas de más. Tanto, que por la tarde volví, di otra vuelta, y ya satisfecho me entretuve haciendo algunas de las fotos que he utilizado en estas entradas.

Al año siguiente volví a quedarme con las ganas el sábado (cerrado por niebla) pero en cambio el domingo muy de mañana pude hacerla, disfrutando mucho de ella. En el momento de empezar vi que estaba entrando Mattias Ekström con un Audi A4, pero se bajó un momento del coche, así que no pude esperar a que pasara primero. Durante un par de kilómetros fui temblando esperando a que apareciera, y cuando por fin me pasó como una exhalación, pude concentrarme en disfrutar mi vuelta. Después, al llegar al hospitality de Audi se lo comenté y le dije: “¡siempre podré contar que Mattias Ekström me adelantó en el Nurburgring!” Se me quedó mirando con cara de poker…

La recta es impresionante, pero también es el fin de la vuelta (Foto, Carlos Castellá)

Y ya para acabar y no hacerme pesado, en la agenda 2008 he encontrado este texto: “Voy hacia el circuito pensando que es muy pronto, así que… ¡al Nordschleife! A dar la vuelta de rigor. Me lo paso en grande, y aunque cueste creerlo, al llegar al Karrusell me encuentro con un Hyundai Cuore y un BMW 325 rodando lentamente, hacen la curva por arriba, así que me tiro al peralte y los paso por dentro. ¡Mi primer adelantamiento en el Nurburgring y precisamente en el Karrusell! ¡Fantástico! Luego en la entrada les espero para saber a que coches he adelantado. Llegan los dos uno tras otro, veo que van juntos, son holandeses. Ya satisfecho, me voy hacia el DTM…”

Anuncios

Acerca de Carlos Castellá

Soy Carlos Castellá, comentarista de automovilismo deportivo. Empecé de joven en el karting, modalidad que me permitió iniciarme en las carreras y en el periodismo, y que me llevó hasta la Fórmula 1, donde fui locutor de televisión durante siete temporadas. También he trabajado en otros campeonatos como la NASCAR, el WTCC, el DTM, las World Series, la Indy Car y tantas otras experiencias acumuladas a lo largo de los años, tanto periodísticas como reglamentarias e incluso jurídicas.
Esta entrada fue publicada en Circuitos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

35 respuestas a El Nordschleife (y II)

  1. Borja Sanz (@Borja_Sanz) dijo:

    Hola Carlos

    Ese es uno de mis sueños, dar un par de vueltas, al menos al Nordschleife. La de vueltas que habré dado en la Playstation primero, y luego en mi simulador con rfactor. Creo que podría recordar casi todas las curvas in situ.

    También me ha recordado mucho el principio del artículo a mi situación esta semana santa. Fui con mi mujer y mi hija a Disneyland Paris en coche, y a la vuelta queríamos acortar el viaje un día antes y hacer escala en algún sitio, porque es muy largo y se hace pesado en carreteras francesas (rectas largas y aburridas). Resulta que buscando un lugar donde parar se me ocurrió Le Mans, el día previsto: 24 de Abril; que casualidad que ese día coincidían los únicos test que se hacen de las 24 horas y que casualidad que encontré habitación a pie de pista, y lo de pie de pista es literal. Nos alojamos en Mulsanne. Llegamos un poco más tarde de lo que me hubiese gustado debido a varios atascos parisinos, pero pude disfrutar de estos maravillosos coches durante dos horas. Incluso me colé por el bosque y pude ver en directo la chicane michelin. Impresionante!!

    Esa noche cenamos en Le Mans, ya la vuelta no pude evitar meterme por la recta y hacer todo lo que se podía del circuito, subiéndome incluso por los pianos, pero muy lento. Conducir por allí y de noche fue un sueño hecho realidad.

    Me impresionaron los Audi, se puede escuchar la aerodinámica trabajando.

    Ahora me queda el Infierno verde.

    Un saludo

  2. taz dijo:

    Yo llevo años quieriendo ir, pero no a lo loco.
    ¿Que epoca es mejor para ir y que haya demasiada gente?
    ¿mejor cuando llueve (menos gente y sin motos)?
    ¿o mejor en seco por ser menos peligroso?

    • Hacia el verano mucho mejor para evitar malas condiciones. Es mejor en seco, lo he hecho con agua y niebla y no hace ni pizca de gracia. Y asegurate de poder estar un par de días por si acaso.

  3. Josep dijo:

    Ya tenía ganas de leer la segunda parte, muy interesante.
    Ahora falta poder ir algún día…

  4. Anduril dijo:

    En la página nuerburgring.de pone precio: 1 lap: € 24,00 . ¿De verdad es tan barato? Le echaba 80 ó 09 € la vuelta!

    Esto hace que las ganas de ir aumenten jejejeje.

    Muy buen artículo! Pone los dientes largos!

    • Yo no lo encuentro tan barato, si vas hasta allí para darte unas vueltas. En mi caso como voy por otras razones es un gastillo, pero si haces el viaje para eso, es caro.

      A ver si Niki se pasa por aquí y nos dice cuanto cuesta un lote de varias vueltas, él es un auténtico especialista que se pega cada año dos o tres viajes para ir a rodar allí.

  5. paw27 dijo:

    gran segunda parte!!! con adelantamientos incluidos!!! 😉

    realmente es algo que tengo que hacer algún día… mientras, a darle al simulador!! jeje

    genial la anécdota de Ekström!! tendrías que haberte puesto a rebufo!! jajaja a mi me sucedió algo parecido el año pasado en las carreteras de Gales, cuando me quitó las pegatinas un tal Sébastien Loeb con su C4!!

    Saludos!

  6. Juan Quijano dijo:

    Carlos, he de reconocer que haces intenso lo aburrido. Me ha emocionado tu relato de la vuelta es este GRAN circuito y me pasa igual que el compañero Borja, que le he dado mil vueltas en el rfactor y sueño con un par de vueltecitas (y no precisamente despacio).

    De anecdotas de circuitos puedo contar un viaje Madrid-Roma en una furgoneta con una novieta. La chica no entendió muy claramente porque nos salíamos de la autopista para entrar en Mónaco… ni porqué al ver unas lineas pintadas en el suelo busque un hueco en la acera y, con los ojos vidriosos, me perdí en la curva que se veía al final, ensemismado en mi mundo. Escuchando a Senna, a Prost, a Mansell y a tantos y tantos. Arrancando rugientes desde este mismo asfalto.

    Y aún no entendió nada cuando pasamos por un túnel y según íbamos adentrándonos más cara de velocidad ponía. Hasta que a la brillante salida, casi entre lagrimas, una amplísima sonrisa se dibujo en mi cara mientras en mi mente volaba a más de 250km/h y empezaba a frenar como mis héroes de formula uno llevan décadas haciendo.

    Aún ahora, casi 15 años en el pasado, se me pone la piel de gallina.

    • Gran realto Juan… me has hecho viajar en el tiempo, en Mónaco me pasó algo parecido: yo estaba también con una novieta (la misma que tengo ahora, veintitantos años después) que quería ver Mónaco.

      Lo bueno es que estaba dando la vuelta…¡al revés, en sentido contrario! cuando me di cuenta de que “aquello” tan estrecho era la zona de la piscina, y que iba camino del túnel, no daba crédito a lo que veía. Le hice prometer que de regreso me tenía que dejar dar la vuelta correctamente, cosa que hicimos.

      • Sardi dijo:

        Yo a Monaco di un par de vueltas en el sentido correcto con una autocaravana de alquiler en el viaje que hice con mi mujer ya embarazada a Roma pasando por la costa azul y Florencia, etc…

        Me encantó ver alli las partes del circuito, el tunel, algun que otro ferrari, el casino, el ambiente, etc….

        Ya de pie nos estuvimos haciendo fotos en loews, tunel y la zona de la piscina.

        Solo el recuerdo se me vuelve a poner la carne de gallina, ah y la cara de velocidad que ponía con la autocaravana Fiat ;-D

      • Muy bueno eso también. Habrá que hacer una entrada sobre Mónaco, a ver que tal estoy de fotos.

  7. Ismael Blanco dijo:

    Gracias por tus relatos Carlos,son geniales.

    Aunque haya gente que no escribamos mucho,no nos perdemos ningun post!

    Una pregunta que te queria hacer,tecnicamente creo que el Nordschleife es una carretera de peaje,no es un circuito en si,¿esta permitido entrar con coches de alquiler?,porque imagino que tener un accidente con un coche de alquiler en un cirucito no debe ser nada gracioso jeje.

    • Hola Ismael, evidentemente es de peaje (pagas por entrar) con cualquier vehículo de motor, yo siempre he ido con coches de alquiler. Lo del seguro no lo se, ya miraré de averiguarlo, porque accidentes hay muchos y deben tener el tema bien resuelto. Me parece recordar que es como en una carretera, depende del seguro que hayas contratado, el circuito no se hace responsable de nada.

      Y gracias por el comentario y los elogios.

  8. +karreras-futbol dijo:

    Que gozada ,como siempre, tus experiencias relatadas aqui!

    Y que bien defines el caracter latino y la improvisacion sobre la marcha,que tan buenos resultados da :

    Pensé, “¡que co*o!” “¡al Nordschleife, que quien sabe cuando tendrás otra oportunidad!

    Y tambien el caracter anglosajon o teuton o como se llame (sosainas, serios y frios):

    ¡siempre podré contar que Mattias Ekström me adelantó en el Nurburgring!” Se me quedó mirando con cara de poker…

    Esto del caracter , me suena que tu lo explicastes muy bien recientemente en otro de tus articulos.
    Saludos.

  9. Teucro dijo:

    jajaja que grande!
    Muy bonita la experiencia Carlos, pero me hace preguntarme algo ¿nunca te ha dado la cosa de alquilar un coche un poco mas potente y darte gustazo?

  10. Curro dijo:

    Hace un par de semanas tuve que ir en AVE a Barcelona a una competición de atletismo (soy juez), y la pista y el hotel estaban un poco retirados de la estación de Sants, así que me decidí a alquilar un coche para evitar problemas con los taxis. Cuando pasé a Europcar me dijeron que por 6 euros más podía tener un Audi y, aunque era un A1, no pude evitar pensar para mí mismo: “Soy Carlos Castellá!” 🙂

    Al día siguiente me levanté tarde y no me dio tiempo a dar una vuelta a Montjuic como tenía previsto, me tuve que ir directo a la estación porque perdía el tren. Ya hice el circuito a pie en el 2001, cuando me líe la manta a la cabeza y me fui a Montmeló (durmiendo en el tren nocturno) a ver a Pedro dar sólo 5 vueltas con el Jaguar, esa se la tengo guardada…

    Mientras hacía tiempo hasta que salía el tren nocturno de vuelta a Madrid (y luego otro a Toledo), me subí al Estadio Olímpico y lo encontré pintado para los Dragons de fútbol americano. Luego bajé por el otro lado del circuito (la Rosaleda?) y completé el circuito, más o menos. Esa tarde viví mis tres pasiones deportivas: motor clásico, fútbol americano y atletismo. Lástima que estuviera sólo.

    ¿La gente que vive en Barcelona no hace el cabra por Montjuic? Yo lo haría…
    Mejor dicho, lo hubiera hecho en mis tiempos mozos. Mi bólido, el “Testarossa”, era un Citroen 2CV de mi madre del mismo color que el fondo de ésta página. Hubiera tenido que reducir a segunda para poder subir a Montjuic.

    • Perdona Curro, me he saltado este comentario sin querer. Montjuic me trae muchos recuerdos, obviamente, pero como vivo practicamente en él, nunca se me ha ocurrido ir en plan recuerdos. Ya lo hago cada vez que paso por allí, y por supuesto sin hacer tonterías, entre otras cosas porque recorrerlo es una cosa casi normal para los que vivimos en Barcelona. Lo bueno que tiene es que está practicamente intacto.

      En cambio, yo me pasé varios años de mi vida recorriendo a pie cada día un buen trecho del circuito de Pedralbes, para ir al colegio. Pero nunca lo he “sentido” como parte un circuito.

      Yo también me he ido enganchando al fútbol americano ultimamente, y el atletismo me gustaba desde que era niño, porque mis primos lo practicaban y yo iba a verles de vez en cuando. Que cosas.

  11. Nodoyuna dijo:

    Me encanta el circuito, espero poder ir algún día a verlo en persona, sobre todo darme una vuelta, pues sólo lo conozco en la play jeje.

    Esto si que es un señor circuito y no los tilkodromos

  12. Manel dijo:

    Una asignatura pendiente, el infierno verde…. yo tambien le estoy dando vueltas a planear viaje familiar de vacaciones con parada en Nurburgring, pero es dificil… aunque a los niños les volvera locos que nos metamos a dar una vuelta en plan turista….
    Y en cuanto al comentario de Curro, aqui en Barcelona tenemos otras carreteras donde se hace el cabra bastante mas que en Montjuic. La Rabasada sobre todo ha vivido muchas mañanas de domingo totalmente salvajes con motoristas haciendo burradas sobre dos ruedas. Me refiero a burradas porque son carreteras abiertas y con trafico bastante frecuente. En el mismo Montjuic, cuyo trazado del antiguo circuito esta practicamente intacto (la parte más modificada seria la subida a partir del pueblo espanyol y la recta del estadi, yo he dado muchisimas veces la vuelta completa por el placer de recordar a todos los bolidos que han corrido alli, pero siempre a velocidad de turismo, son carreteras llenas de coches y de GUARDIAS URBANOS…sobre todo en la curva que lleva su nombre…je, je.. por tanto es practicamente imposible que alguien se ponga a mas de 100, o incluso de 80, por las carreteras que rodean la montaña. Lo que si que siento siempre que ruedo en la Montaña magica (Montjuic) es algo especial, llamarme nostalgico, pero es verdad. ¿Te trae muchos recuerdos Carlos nuestro queridisimo circuito urbano?

    • Como le he dicho a Curro, recuerdos muchos, tantos, pero como el circuiuto forma parte de nuestra vida cotidiana, nunca se me ha ocurrido ir allí en plan “recordar el circuito…” aunque quizás ya sería hora de hacerlo, ¡y hacedr una entrada con ello!

      Lo de “infierno verde” no me gusta, porque infierno tiene un sentido peyorativo que no se merece. Y si planeas un “tour” por Europa, asegúrate de que los niños ya tengan edad para aguantarlo y asimilarlo, sino es mejor esperar.

  13. McDriver dijo:

    Gran entrada. Sin duda vivir estas experiencias es algo casi necesario para todo aficionado a las carreras. Es algo de lo que nunca se arrepiente uno. Me apunto el circuito por si en el futuro tengo la oportunidad 🙂

  14. moto dijo:

    Carlos el otro dia estuve en el locla jugando al GT5 con bolante pedales asiento y palanca de marchas y me paso lo mismo que a ti, iba pendiente de reconocer las curvas, cuando de repente me encontre con el carrusel. Si ya me impacto en el juego en realidad tiene que ser un subidón.

    Porcierto estupenda segunda parte!!!

    • Pues si, es de esos momentos que recuerdas siempre, y es el momento álgido de cada vuelta.

      • moto dijo:

        Envidia, envidia sana, pero envidia!!!!!!!!!! Ahora uqe porfin tengo coche me lo planteo ir en verano aunque la falta de experiencia al volante y el consumo del coches me echan un poco para atras..

  15. Moi_Solo dijo:

    En 2009 fui al GP en Nurburgring y me di el gustazo de dar la vuelta al infierno verde. EL coche no daba para nada, un 306 de alquiler… y aparte de darme cuenta que de la paly a la realidad hay kilómetros, solo pude pensar una cosa: “Había que tenerlos cuadrados para dar una vuelta en 7 minutos en aquellos cacharros.” Los desniveles son brutales.

    • Caramba, ¿en un GP pudiste dar la vuelta? Yo siempre que fui estaba cerrado.

      Ya viste que de los juegos a la realidad hay mucho trecho… por eso por mucho simulador que hagan, los pilotos siguen diciendo que como la pista no hay nada.

      • Moi_Solo dijo:

        Sí, y lo que me sorprendió fue que había poca gente. Era Sábado tempranito. Tenían cortada la, llamemos rectita de boxes, ocupada por una tribuna, y te metías por el carril de los boxes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s