…y el Benetton B189

El equipo Benetton ha tenido una de las trayectorias más cambiantes de la historia de la Fórmula 1. Empezó siendo el equipo de Ted Toleman, luego se convirtió en Benetton, después en Renault, y ahora en Lotus Renault. Su mejor momento bajo ese nombre fueron los dos títulos conseguidos con Michael Schumacher en 1994 y 1995.

Tras varios años de patrocinio, Benetton acabó quedándose con el equipo Toleman en propiedad en 1986, año de su primera victoria, lograda en México con Gerhard Berger con un motor BMW turbo y neumáticos Pirelli. Para Berger fue también su primer triunfo, y la clave del éxito fueron precisamente los Pirelli, porque eran tan duros que no tuvo que parar a cambiarlos, cosa que sí tuvieron que hacer Piquet y Senna, los otros dos líderes que tuvo el Gran Premio.

Después pasaron tres largos años hasta la segunda victoria, conseguida por Alessandro Nannini con el B189 en el GP de Japón, coche que es el protagonista de esta entrada. Como ya escribí en el post de Alessandro, resultó muy descafeinada por todos los acontecimientos que se dieron en aquel Gran Premio, escenario del mayor tongo jamás perpetrado por un Presidente de Federación.

Volviendo al equipo Benetton, hay que decir que todos los coches de aquellos años fueron responsabilidad de Rory Byrne, un ingeniero que siempre se distinguió por sus diseños atrevidos en busca de soluciones alternativas que pocas veces encontró. Pese a ser un equipo con medios, no dejaba de ser privado, y hay que recordar que aquella fue la época del dominio de McLaren-Honda, con Williams-Renault y Ferrari luchando con ellos.

Nannini y el B189 en el GP de Francia, pasando el control de neumáticos antes de salir a pista (Foto, cortesía Mobil)

Los sucesivos Benetton siempre fueron coches por lo menos originales, tanto por los diseños de Byrne como por las decoraciones llamativas y coloristas del patrocinador, que hicieron que nunca pasaran desapercibidos. El coche de 1989 resultó un modelo más de esta saga, capaz de conseguir buenos resultados pero no victorias. Tampoco ayudaba excesivamente la utilización del motor Ford Cosworth, pese a que las unidades del equipo eran especiales ya que Benetton era algo así como el equipo oficial.

El modelo B189 era una evolución del coche del año anterior, y su principal novedad era precisamente el motor, una nueva versión del Cosworth con la bancada a 75 grados, aunque poco podía hacer frente a los más potentes Ferrari, Renault y sobre todo Honda. El cuarto puesto en la clasificación final del Campeonato de Constructores fue un fiel reflejo de la realidad.

En pista Alessandro Nannini se convirtió en el piloto nº1 del equipo, ya que a su lado estaba el debutante Johnny Herbert. El inglés empezó la temporada con un extraordinario cuarto puesto en la carrera inaugural en Brasil, pero mermado todavía por su condición física, fue sustituido por Emanuele Pirro mediada la temporada, aunque tampoco el italiano consiguió mejores resultados.

Aquí se aprecian las entradas de aire del motor encima de las tomas de los radiadores (Foto Carlos Castellá).

Pese a esa condición de primer piloto, Nannini apenas si consiguió un par de terceros lugares antes de la carrera de Japón, donde como ya se ha dicho, heredó la victoria tras la exclusión de Senna, que propició el segundo triunfo del equipo. Pocos días después, en la última carrera de la temporada en Australia celebrada bajo un diluvio, quedó en segundo lugar detrás de Thierry Boutsen (Williams-Renault).

En aquel Gran Premio de Australia, arto de no conseguir buenos resultados a pesar de las inversiones que hacía año tras año, Luciano Benetton envió al hombre que le había organizado la red comercial en USA para ponerle al frente del equipo, aunque no tuviera ni idea de lo que era la Fórmula 1. Su nombre, Flavio Briatore.

Esta unidad del Benetton B189 que aparece fotografiado lo encontré en el museo de Hockenheim, cuando lo visité con ocasión de la segunda carrera DTM el año pasado. Me llevé una sorpresa, ya que este museo lo había visitado en el verano de 2005 cuando pasé por allí de vacaciones (pocos meses antes de iniciar mi aventura en ese campeonato, que cosas) y no estaba, en esa plataforma había un McLaren-Mercedes.

El habitáculo, sobrio y sencillo para el piloto (Foto, Carlos Castellá).

Como podéis ver se trata de un coche del propio Nannini, y dudé mucho de si se trataba de un B189 o de un B188, aunque finalmente el alerón posterior me dejó claro que se trata del primero, tanto por la forma como por la publicidad.

Es de destacar la curiosa disposición de las entradas de aire para el motor, encima de la entrada de los radiadores, una de esas soluciones extremas de Byrne para intentar despejar al máximo el camino del aire hacia el alerón posterior, y por supuesto, como ocurre siempre en estos coches con algunos años encima, sorprende la sobriedad del puesto de conducción: apenas un par de relojes, una palanca de cambios manual, y un par o tres de interruptores.

Y eso que en aquellos años se estaba entrando ya en la época de los coches “inteligentes”. Este mismo modelo fue probado en el invierno siguiente en el Paul Ricard con un sistema de suspensiones activas para incorporarlas al B190, siguiendo el camino tecnológico iniciado por Lotus y después por Williams. Aunque fuera un equipo privado, Benetton hacía todo lo posible para estar entre los primeros, cosa que acabaría consiguiendo unos años después.

Vista trasera, con lo enormes nuemáticos y el no menos voluminoso alerón posterior (Foto, Carlos Castellá).

(La foto que abre la entrada la hice en el GP de España, en Jerez de la Frontera)

Anuncios

Acerca de Carlos Castellá

Soy Carlos Castellá, comentarista de automovilismo deportivo. Empecé de joven en el karting, modalidad que me permitió iniciarme en las carreras y en el periodismo, y que me llevó hasta la Fórmula 1, donde fui locutor de televisión durante siete temporadas. También he trabajado en otros campeonatos como la NASCAR, el WTCC, el DTM, las World Series, la Indy Car y tantas otras experiencias acumuladas a lo largo de los años, tanto periodísticas como reglamentarias e incluso jurídicas.
Esta entrada fue publicada en Coches de exhibición y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

30 respuestas a …y el Benetton B189

  1. Iñaki dijo:

    La verdad es que estéticamente los Benetton siempre han decorado sus coches con una variedad cromática de lo más acertada. Incluso el Toleman del 1985 ya decorado con los colores de Benetton, era muy bonito.

    Llama la atención sobre todo el volante, sobretodo con lo que tanto se está comentando ahora, con los volantes actuales de casi 50 botones y en cambio ese que no tiene ninguno, jeje. Decían en su día la dificultad que entrañaba conducir un coche de aquella época por tener que conducir con una mano en el volante y la otra en la palanca, pero ahora con casi 50 botones, no sé yo si seguirá manteniéndo esa máxima…

    Por cierto, el benetton del museo de hockenheim es el B188. Las formas del B189 eran más planas sobretodo en la parte trasera (la primera foto de Nannini si es con el B189) del capó motor y los pontones eran más altos.

    Iñaki

    • Eso del volante es verdad Iñaki, no lo había pensado. Lo que pasa es que con el cambio manual los pilotos cometían errores, que era una de las principales causas de adelantamiento.

      En cuanto al coche, es dificil de distinguir, pero en las fotos que he visto, el de 1988 llevaba Benetton en el alerón trasero, y el de 1989 Seven Up.

      • Valentí Fradera dijo:

        Los dos tenéis parte de razón: si lleva Seven Up en el alerón trasero, es que el coche es de 1989; lo que pasa es que el B189 propiamente dicho no debutó hasta el GP de Francia de ese año (séptima prueba del campeonato) y este es, como bien dice Iñaki, un B188… pero de los que corrieron en 1989. Autocourse dixit.

      • Gracias Valentí.

  2. Carlos dijo:

    Una vez más gran post, haber si algún día nos cuentas los ocultos sistemas que utilizaron en el B194.

    • Uf! A saber lo que había allí dentro, eso si será dificil de averiguar, pero algún día saldrá la verdad. De momento yo no lo se, sólo sospecho.

      • Jaime dijo:

        ¿El famoso control de tracción fantasma tal vez…? jeje

        Me encantan estos coches antiguos. Los actuales tienen un gran hándicap estético, que son esos alerones traseros tan estrechos. Hacen daño a la vista.

      • Vas bien Jaime, el control de tracción, sistema de salida automático, cambio también automático… boca de entrada de la manguera de la gasolina modificada para ganar tiempo… muchas sospechas nunca aclaradas.

  3. taz dijo:

    Yo creo que la foto de Hockenheim es del B189, tengo una foto del B188 en el GP de Imola del 1988 y el volante era plano por la parte de abajo para que no tropezase en las piernas del piloto.

    Siempre me gustó el B189 con esas tomas de aire motor que se parecen a las idem de las turbinas de uno de esos aviones de caza en plan TOP GUN, nunca sé si es el tornado, el Phantom o cual.

    Bennetton, Luciano, Rocco su hermano, Flavio…..
    a mi siempre me sonó a equipo de mafiosos-tramposillos
    pero me caían simpaticos

    • Siempre fueron un equipo simpático, hacían especial hincapié en ello en aras de su mercado, la gente joven. Es algo parecido a lo que hace ahora Red Bull.

    • Mazur dijo:

      Taz, ni el Phantom, ni el Tornado. En Top Gun salen los F-14A Tomcat ( los que “pilotaba” Tom Cruise), los F-5E Tiger II ( los supuestos Mig-28, que realmente nunca existieron ni existen, ya que los Mig son numerados desde siempre por números impares) y los A-4 Skyhawk ( no recuerdo de memoria que versión, pero me parece que también era la E) como aviones agresores durante la instrucción.
      Las entradas de aire del B189 me recuerdan más concretamente de esos tres modelos de aviones, a las del F-5E ( http://www.flightsimdaily.com/wp-content/uploads/2008/03/f-5e-fsx2-2.jpg)

      Pero aquí no estamos para hablar de aviones, ¿no?, jejeje

      Gran entrada Carlos.

  4. Ezequiel dijo:

    Una vez mas gracias por acercarme a los años en los que me enganché a esta pasión llamada automovilismo

  5. interdomin dijo:

    Como siempre, genial artículo.

  6. Josep dijo:

    Una gran entrada Carlos. Es extraordinario como Flavio Biratore, viniendo de donde venía, llegase a encajar tan bien en ese puesto.

  7. Josep dijo:

    Por cierto, este año TV3 dará el DTM completo y en HD. Serás el comentarista ¿no?
    Ya nos informarás, que tengo muchas ganas de que empiece el campeonato.

  8. oalfonso dijo:

    Uno de mis coches favoritos con el B-188, en esa época yo era seguidor de Bennetton por que me parecían la alternativa al rodillo que era McLaren en esa época.

    La semana pasada iba a escribir un comentario sobre este coche en la entrada de Nannini pero WordPress me daba errores 😦

  9. moto dijo:

    yo tuve oportunidad de fotografiarme con un benetton en montmelo en la pista que sino me equivo era del 2000 con ese azul tan caracteristico de los últimos Bennetton, y ya el volante me sorprendio de los pocos botones en comparacion cn los de ahora

  10. Es increible pensar que hay secretos militares que se “desclasifican” antes que los “intringulis” del B194, jajajaja.

    Aparte de felicitarte por la entrada, estoy totalmente de acuerdo con el paralelismo Benetton – Red Bull. Recuerdo tener las mismas sensaciones… un nuevo enfoque, juventud y sabia nueva en la F1 donde ya dominaban los “de siempre” (Ferrari, McLaren y Wiliams) desde 1979 hasta 1995 con el título de Benetton y luego 2005 y 2006 con su “transformación” en Renault, aunque no dejaban de ser “los chicos de Enstone” con un motor Renault.

    Y Red Bull que curiosamente, también equipa un Renault, jeje. Cosa que me recuerda que hoy tengo que empezar los números para la clasificación de motoristas tras la carrera de Australia, aunque esta vez no hace falta ser muy adivino para saber quien será el lider destacado ¿no? 😉

    Un saludo

  11. Carlos Flores dijo:

    Un saludo a todos. Según iba leyendo, y al ver la foto del B188, estuve a punto de venir a comentar ipso facto; menos mal que decidí leer el resto de comentarios antes… Bien visto, Iñaki y Valentí. Realmente la diferencia más apreciable es la mayor altura de los pontones del ’89 y la consiguiente forma más achatada de las tomas de aire.
    Permitidme añadir además que en 1988, la publicidad que al año siguiente ocupaba Gillette había sido la del circuito de Autópolis.
    Son coches a los que tengo cariño porque , dada mi limitada habilidad maquetera, fueron de los que más me costó pintar, con tanto colorín.
    Aunque peor lo pasé con el Mazda que ganó Le Mans…

    Carlos, apenas entro a comentar (soy un vago redomado) pero tu blog es desde el principio visita obligada. Lo disfruto mucho.

    • La próxima vez investigaré más. El problema es que este tipo de coches normalmente son falsetes, son chasis con piezas de unos y de otros… y a veces coches fabricados sólo para exposición (“show cars”). Un día de estos voy a traer un coche total y absolutamente verdadero.

  12. Carlos Flores dijo:

    Para una vez que comento, me cubro de gloria… Según he llegado a casa, he recordado que los Benetton lucieron Autopolis desde 1990. En 1988, llevaban Sisley.
    Tienes razón en lo último que dices, Carlos. Además, como sabes, es habitual que si hay cambio de decoración, los showcars lleven la misma del año en curso. La primera foto que me hice yo subido a un F1 fue en 1994, en un Williams de 1991 con los colores de Rothmans.
    Pero vamos, que el de la foto del museo es claramente el B188 con la decoración con la que corrió a principios del 89.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s