DTM. 11ª y última prueba, Shanghai/2ª parte

Viernes, 26 de Noviembre

08.30h. Hemos quedado a esta hora para desayunar, e iniciar la jornada. Tanto Mariano como yo hemos dormido francamente bien, aunque como dice él, las cabezadas de ayer en el avión fueron una propina, al cuerpo no se le engaña así como así.

10.00h. Llegamos al hotel de Miguel, y en la puerta Anja me da mi pase, y con ella, Thomas el fotógrafo, Scheider y la novia de éste, nos vamos hasta el paddock. Hay que ver la cantidad de policías que hay vigilándolo todo. No se si porque aquí al lado está la sede del gobierno de la región, o por que siempre es así. La sensación global es que aquí en China hay tanta gente en todas partes, que emplean a muchos para cualquier cosa, para así tener el mayor número de gente ocupada. Para entrar en el edificio donde está la sala de prensa hay que pasar un control de aeropuerto, con “scanner” y todo, y hay al menos diez controladores.

10.30h. Tras una larga caminata por dentro del edificio, llego a la sala de prensa. Está muy lejos, pero al menos está muy bien. Sigo teniendo algún problema con Internet, no se porque puedo abrir todas las páginas menos la mía. Me instalo, pasa Glenn, y por una vez está  amable, al final se sienta a mi lado.

11.30h. Hora teórica del comienzo del “roll out”, pero aquí no rueda nadie. Han habilitado un paso más rápido para ir y venir, y en vista de que esto no empieza me voy al paddock. Allí el ambiente es de tranquilidad, porque la curva de final de recta no tiene suficiente escapatoria, y un coche en perdición se daría de bruces con el tráfico normal. Mientras arreglan esto, a la velocidad china (o sea lentísima) el pit lane es un distendido lugar de encuentro.

12.30h. Sigue acumulándose retraso sin que nadie sepa a ciencia cierta que es lo que ocurre. El más atareado es Manuel Reuter, ya que con el Audi-Taxi tiene que ser el primero en salir para gravar una vuelta al circuito como hace siempre para la televisión alemana. Y se pasa la hora poniéndose y quitándose el casco. Artos de esperar, nos vamos a comer algo, pero esta vez al otro lado del circuito, y allí encontramos una pizzería. Cuando estamos terminando se oye el rumor de los motores a lo lejos: por fin esto ha empezado.

14.00h. Vemos el final de esta tanda cerca de boxes. Al ir paralelos a la entrada del pit lane, Mariano se da cuenta de que Miguel pasa muy lento con el limitador de velocidad conectado. Cronómetro en mano y en el espacio que él podía controlar, detecta casi dos décimas de diferencia. Qué ojo más fino, se va a ver a Markus para decírselo, hay que estar en todo.

El pit lane, los boxes, el paddock... y los containers, ineludibles en China (Foto, dTM).

14.30h. Ahora todo son prisas y van a empezar los libres. Me vuelvo a la sala de prensa, ya hay gente trabajando, las pantallas funcionan, la televisión emite… por fin parece que todo está en orden. Antes Philipp ya nos lo ha comentado, a pesar de los enormes problemas que les ha planteado trabajar con los chinos, es una gran satisfacción para él verlo todo en marcha. Nos cuenta que las pancartas publicitarias las han repetido varias veces, no había forma de que entendieran que había que utilizar un color determinado para cada anuncio, no el que a ellos les parecía bien.

15.00h. Pasa Anja por aquí, aprovecho para felicitarle y darle las gracias, todo está en orden y más o menos en funcionamiento, han hecho un buen trabajo en condiciones difíciles. La sesión es espectacular, de las primeras vueltas a las últimas hay casi ocho segundos de diferencia. Los pilotos han salido todos con neumáticos rayados para limpiar la pista y empezar a conocerla. Después ya han puesto “slicks” y las mejoras han sido espectaculares, aunque con un mal final: Maro Engel pierde el control justo en la entrada de boxes y se estrella de morro contra el muro de cemento. Sale rebotando levantándose un par de metros para caer y acabar de destrozar el coche. Un susto enorme, mañana alargarán el muro de entrada a boxes. La bandera roja pone fin a la sesión, Miguel acaba quinto. 

16.00h. Estoy en el pit lane comentando el desarrollo de la jornada. Tengo que volver a la Sala por una llamada de teléfono de comprobación, y después nos vamos, para intentar localizar la estación de trenes, para que Esteve pueda marcharse el lunes. No hay manera de conseguir un taxi.

18.00h. Tras mucho deambular por los alrededores del circuito, acabamos pillando un taxista menos zoquete que los demás que nos lleva en la dirección correcta, pero nos advierte como puede, que estamos muy lejos de la estación. Cambiamos de planes y nos quedamos en la Torre de Televisión Perla de Oriente, uno de los símbolos de la ciudad, que vista desde abajo es impresionante. Mariano y Esteve no se atreven a subir, pero yo quiero ver el río  Yangtsé si o si, así que les digo que hagan lo que quieran, pero que yo subo.

La Torre de televisión Perla de oriente. El mirador está a 342 m. de altura (Foto, Carlos Castellá).

17.00h. Esteve ha visto una central de autobuses, y aprovecha la situación para despedirse e ir a lo suyo. Mariano y yo subimos a la torre, cuyas vistas son impresionantes. Desde ahí arriba entendemos mejor porque los taxistas tienen tantos problemas, la ciudad es inmensamente grande, es casi infinita, se pierde en el horizonte en cualquier dirección. El río es ancho, pero tampoco de los mayores que he visto. Toda la parte del mirador es una esfera que sobresale de la torre principal, con lo cual está en voladizo. El piso más bajo tiene el suelo transparente, y por la parte superior está abierto. Hay que tener valor para salir ahí por la enorme sensación de estar en el vacío. Me cuesta, pero al final doy un paso al frente y salgo a esa zona “externa”.

La vista de la ciudad hacia abajo es indescriptible, es la primera vez que supero el miedo a las alturas, jamás hubiera creído que llegaría a hacer una cosa así, pero no hemos venido hasta China para acojonarnos por un poco de altitud (342 m.). Le digo a Mariano que esta torre está aquí desde 1995, sería mala suerte que se fuera a caer el día que estamos nosotros. Claro que eso también debieron pensarlo algunos de los que estaban en las torres gemelas el 11-S…

Después dentro de la torre hay un museo de la historia de China a base de maquetas, algunas a escala 1/1. Nos lo recorremos, vale la pena si uno tiene especial interés en la cultura y el pasado de este país. Vemos algunas cosas interesantes, otras muy tópicas. El recorrido es largo y laberíntico, lástima que hemos venido desde el circuito y el ordenador empieza a pesar como una losa.

20.00h. Tras todas nuestras aventuras damos una vuelta por ese barrio fantástico de rascacielos, pero con muy poca vida en la calle. A un vendedor ambulante le compro un rayo láser verde, muy cómodo para estudiar el cielo. Me pide 280 yuanes, se lo acabo comprando por 100.

21.00h. No hay forma de encontrar un taxi, finalmente una señorita que habla inglés y nos ve perdidos se ofrece a ayudarnos por iniciativa propia. Ella misma para uno, discute con él, y finalmente el chofer accede a llevarnos. A cambio dejamos a la señorita en su casa. Muy amable.

22.00h. Cenamos en el hotel, la jornada ha sido larga, y la tarde emocionante. Hemos hecho el turista con todas las de la ley, pero valía la pena. 

Sábado, 27 de Noviembre

08.30h. Hemos quedado a la misma hora que ayer, hay tiempo suficiente. Se nota que es sábado porque el tráfico es mucho menos denso, lo que nos permite llegar con comodidad. Hoy ya hay mucho control (con un policía cada diez metros más o menos, lo que significa una cantidad interminable de individuos uniformados esparcidos por el circuito) pero llegamos sin problemas.

10.45h. Una nueva sesión que empieza con retraso. Están modificando la entrada a boxes, allí donde se estrelló Engel, y el trabajo se hace, como todo aquí, interminable. Cuando por fin salen a rodar, me estoy unos minutos con Mariano en la entrada comprobando los tiempos de entrada al pit lane, y después ya me voy por mi cuenta, a dar la vuelta completa al circuito. Será una caminata, sorteando policías permanentemente, porque como ya he dicho, debe haber uno cada diez metros. Hay varias tribunas, pero están vacías, y en su lugar han puesto tiestos con plantas. No se porqué.

12.00h. Concluyo la vuelta de unos tres kilómetros, ya que he ido por el exterior. El circuito está tremendamente resbaladizo, sin la menor señal de “grip”, los coches derrapan en todas las curvas, es espectacular, pero con esos muros, peligroso. Todo un reto para los pilotos. La ventaja de esta clase de trazados es que puedo ver los coches muy cerca, al contrario del público, que está alejado. Tampoco es que haya mucha gente,  no se si de verdad esto les interesa.

12.45h. Al llegar a boxes me cruzo con Roland de la Bruynseraede, el que fuera director de carrera hasta el escándalo de Lausitz 2007. Nos abrazamos efusivamente, y me dice que está aquí como delegado FIA. Me alegro de verle, pero la FIA metiendo la nariz por aquí no es nada bueno.

13.00h. Llego al box de Miguel para ver el final de la sesión. Ha ido tercero mucho rato, pero al final con el juego de ruedas nuevas no cierra la vuelta, pero está confiado en que todo irá bien esta tarde. En vista de ello, Mariano, Esteve y yo nos vamos a comer. La pizzería de ayer está llena, así que nos metemos en otra. Mirando por el ventanal nos damos cuenta de que aquí no se ve gente gorda. Todos, hombres y mujeres, son delgados, y alguno/a un poco llenito, pero gordos, ni uno. Tampoco hemos visto ni un hospital, ni una farmacia y ni una gasolinera, y con el caos de tráfico que hay, tendríamos que tropezar con una en cada esquina.

No había muchos espectadores, y encima no podían ocupar algunas tribunas (Foto DTM).

15.30h. Veo la calificación en el box de Miguel. Antes de empezar saludo a Mika Häkkinen que está por aquí como piloto de un taxi driver, y después veo una imagen sospechosa: Norbert Haug de charla con Paffett y Di Resta. Spengler no está. Puede no tener importancia, pero ya he visto esto varias veces, a Spengler sólo y a los otros haciendo camarilla.

15.40h. Se inicia la calificación y el único de los tres líderes que sale es Spengler, quien mantiene un bonito duelo con Miguel por llevarse el mejor tiempo. El canadiense lo consigue, pero acaba estrellándose contra un muro. Ello provoca la bandera roja, y al no poder continuar, todos quedan clasificados. O mucho me equivoco o Bruno acaba de tirar aquí el campeonato.

16.00h. La Q2 ha sido tremenda: Miguel ha terminado con el mejor tiempo delante de todos, ya que estaban los 17. Pero a dos minutos del final, O’Young, el sustituto de Prémat (despedido por Audi antes de esta carrera) se estrella y se repite la historia: todos clasificados y esfuerzo inútil.

16.15h. La Q3 no es tan buena para Miguel, y cuando está séptimo yendo a por un tiempo, se estrella Timo Scheider. El accidente es escalofriante ya que es en la gran curva, donde los coches pasan a 230 Km/h, pero afortunadamente es de esos accidentes de ir golpeando y perdiendo fuerza poco a poco. El piloto sale indemne, el coche está destruido, la sesión se termina otra vez con bandera roja… un caos. La Q4 empieza con un trompo de Green y ¡bandera roja por cuarta vez hoy! La organización suspende definitivamente la calificación y da por válida la de la Q3.

16.30h. Ya estoy en la sala. Tengo trabajo para rato, así que me pongo manos a la obra. La rueda de prensa es en el otro edificio, no me doy cuenta hasta que ya es tarde. Eso significa que no voy a tener declaraciones de Scheider hasta que no las publique Audi, y por tanto saldré tarde de aquí. Tampoco importa, en España son las once de la mañana.

18.00h. Lo tengo todo hecho menos esa declaración, así que voy haciendo otros textos, buscando fotos, en fin, matando el tiempo a la espera de poder terminar. En la rueda de prensa, tanto Ullrich como Haug afirman que esperan que la organización mejore el circuito durante la noche. Una noche que para los mecánicos de Scheider será muy larga.

Los tres aspirantes al título. Bruno, a la derecha, tiró sus opciones el sábado (Foto, DTM).

19.30h. Por fin nos vamos, cogemos un taxi y volvemos al centro a cenar, al “Ginytei Teppanyaki Sushi”, donde lo hicimos el primer día, y que se está convirtiendo en el restaurante de referencia del DTM. Maro Engel y Stefanie, su novia, aparecen por aquí, y nos hacemos grandes alegrías. Stefanie trabajó un año en el departamento de prensa, de ahí que tengamos buena relación. Le pregunto a Maro como se encuentra, y me dice que aún le duelo el cuello, que el golpe contra el muro fue de frente y muy seco, Stefanie dice que aún no se le ha pasado el susto.

22.00h. Nos hacemos una buena cena bien regada, ya que como aquí no tenemos que conducir podemos beber un poco, aunque tal como conducen los taxistas chinos, tampoco habría mucha diferencia entre como lo hacen ellos sobrios a como lo haríamos nosotros borrachos. Es una conducción permanentemente temeraria, se saltan todas las normas y todo delante de una policía absolutamente inoperante que no hace más que mirar hacia otro lado. Y conducen tocando la bocina todo el rato, incluso en situaciones absolutamente innecesarias.

23.00h. Antes de volver al hotel decidimos hacernos uno de esos famosos masajes en los pies. Es todo tan barato que vale la pena probarlo. La verdad, es una sensación agradable, pero yo creo que más que por el masaje, porque estás una horita tranquilo, relajado… nos hacemos algunas risas intentando entendernos con las masajistas, cosa que, obviamente, no conseguimos porque el chino es absolutamente imposible de entender ni en palabras sueltas.

23.30h. Regresamos al hotel. Ya está bien por hoy.

Anuncios

Acerca de Carlos Castellá

Soy Carlos Castellá, comentarista de automovilismo deportivo. Empecé de joven en el karting, modalidad que me permitió iniciarme en las carreras y en el periodismo, y que me llevó hasta la Fórmula 1, donde fui locutor de televisión durante siete temporadas. También he trabajado en otros campeonatos como la NASCAR, el WTCC, el DTM, las World Series, la Indy Car y tantas otras experiencias acumuladas a lo largo de los años, tanto periodísticas como reglamentarias e incluso jurídicas.
Esta entrada fue publicada en Mi DTM 2010. Guarda el enlace permanente.

21 respuestas a DTM. 11ª y última prueba, Shanghai/2ª parte

  1. quesilete dijo:

    Jejeje… pues esperando la tercera parte.

  2. Josep dijo:

    Gracias y felicidades, una vez más. Pensaba que esta era la última parte… y me he quedado con las ganas jaja.Toca esperar hasta mañana.

  3. taz dijo:

    Estoy pensando que esa cuidad es tan grande y el caos tan habitual que la inmensa mayoría de sus habitantes ni se habrán enterado de que había una carrera de coches de un campeonato internacional allí y que los pocos que les haya cuadrado verlo habran pensado que se trataba de un rodaje de una peli, un anuncio o algo por el estilo.

  4. Efectivamente, mañana tercera y última parte. Y a descansar de agenda una temporada.

  5. Tranquilo Josep, no nos daremos cuenta y ya estaremos con los “test” de pretemporada.

  6. eloyf1 dijo:

    En Eurosport emiten bobsleigh. Vale, no tienen ruedas, no tienen motor, pero los trineos corren que se las pelan, hay pilotaje y riesgo… Total, hasta que empiece el Dakar…

    Gracias por la agenda como siempre 😉

  7. jose dijo:

    Gracias Carlos. Esta entrada de la agenda es de las que más me gustan, por ser en un pais tan diferente a Europa.

  8. Curro dijo:

    Carlos, ¿un rayo laser verde? ¿Qué es eso, un puntero de luz para molestar a Cristiano Ronaldo, una espada jedi, una estrella de la muerte? Y sólo por 100 yuanes, tiene que ser la leche!

  9. Ja, ja, ja, “musho cashondo” hay por aquí, que si bobs, que si curling…

    El laser verde es ese que dices, pero no para molestar, sino con fines más científicos: va muy bien para señalar las estrellas (en casa hay uno que estudia astronomía).

  10. taz dijo:

    Los quemaos del motorsport somos así, nos enganchamos hasta a una carrera de carrilanas.
    juaassss!

  11. Uno esforzándose en contar sus aventuras, y el personal hablando de curling. Se nota que estamos fuera de temporada.

  12. Iñaki dijo:

    Bueno, ya que estamos un poco salidos de madre, me gustaría Carlos hacerte una consulta, ya que en una agenda de carreras de GPA comentaste que compraste en una carrera de hockenheim (si no me equivoco) unas maquetas de la nascar en 1:43.

    Me podrías decir de qué marca eran las maquetas? Tengo alguna en 1:24 y está muy bien, pero es que mi colección principal está en 1:43 (modelos de F1 principalmente) y no conozco ninguna marca que lleve Nascar en esa escala.

    Gracias!

    Iñaki

  13. Pues menos mal que he guardado las cajas, ya que quería ponerlas en una de metacrilato como las otras, pero aún no lo he hecho.

    Se llaman Action racing collectables, wwwrccamembers.com

    • Iñaki dijo:

      Gracias Carlos!

      Ya veremos lo que encontramos porque al parecer y como es habitual en los EEUU tienden a lo grande y si aquí la escala de colección por antonomasia es la 1:43, allí tiran a escalas mayores y parece que hay más material en 1:24.

      Gracias de nuevo.

      Iñaki

  14. Sardi dijo:

    Muy interesante su relato, señor Castella, esperando la ¿ultima parte o queda el epilogo?

    Tienen tantos intereses en correr en determinados sitios que la seguridad se la pasan muchas veces por el forro, hasta que un dia pase algo muy grave

  15. Hola Sardi, a última hora de esta tarde colgaré la tercera y última parte. Normlamente la agenda iba siempre en una sola entrada, que a mi entender se hacvía muy larga, por eso esta, que era más larga de lo normal, la he dividido en tres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s