…Y Mika nunca ganó un Gran Premio

En el Gran Premio de Alemania de 1999 celebrado en el circuito de Hockenheim hubo un gran ausente: Michael Schumacher, quien pocas semanas antes se había accidentado en Silverstone rompiéndose una pierna y causando baja durante seis Grandes Premios.

El alemán y Ferrari llevaban cuatro temporadas de tremendo esfuerzo y dedicación para devolver el esplendor a la marca, y ese año parecía propicio para conseguir por fin el ansiado título que Ferrari no detentaba desde hacía dieciséis años. El accidente de Silverstone frustró la ocasión.

Mika Salo, sustituto de Michael Schumacher en 1999

Sin embargo Eddie Irvine, con el otro Ferrari, ganó dos semanas después de Silverstone en Austria, presentando su candidatura al título como relevo natural de Schumacher. Jean Todt decidió que el otro Ferrari no sería para el probador de la casa, Luca Badoer, sino que fichó a un piloto que estaba sin volante en aquellos momentos: un finlandés llamado Mika Salo.

Salo hizo un triste papel en Austria mientras Irvine ganaba, pero una semana después, en Alemania, calificó en cuarta posición, un puesto por delante de su compañero. Los Ferrari estaban un poco lejos de la cabeza ya que estaban detrás de los dos McLaren de Mika Häkkinen y David Coulthard, y del sorprendente Jordan de Heinz Harald Frentzen.

En carrera Salo salió como un tiro y se colocó segundo detrás de Häkkinen. Cuando a media carrera el Mclaren paró a repostar, la manguera tardó en entrar y el finlandés perdió unos segundos decisivos. Ello dejó a los dos Ferrari en cabeza, pues Irvine había superado a Frentzen y Coulthard. Salo dio una sola vuelta como líder, momento en que recibió la temida comunicación por radio, en la que le pedían el cambio de posiciones con su compañero.

Durante unos segundos dudó porque la tentación era muy grande, pero antes de la entrada del estadio se hizo a un lado para dejar pasar a Irvine, cediéndole un liderato que más tarde valdría la victoria, respetando las órdenes de equipo y los intereses de Ferrari. Él no lo sabía, pero su gran oportunidad de ganar un gran premio acababa de esfumarse.

Eddie Irvine abraza a Mika Salo a la llegada del Gran Premio

Pocas vueltas después seguía en segunda posición, teniendo que rodar por debajo de sus posibilidades, pues Irvine iba lento. Tanto, que acabó por pedir por radio que apremiaran al irlandés para que fuera más deprisa, pues Frentzen se estaba acercando demasiado. Salo sabía que podría ir más rápido de ser él el líder, pero las ordenes eran inamovibles. Sólo podía esperar una rotura de Irvine que no llegó, a pesar de que el irlandés rodaba lento porque tenía la temperatura del aceite demasiado alta, aunque no tuvo mayores problemas para llegar a la meta y ganar la carrera.

A finales de temporada Salo perdió su asiento por el regreso de Schumacher, que lo primero que hizo fue dominar el GP de Malasia y cederle la victoria a Irvine, también por ordenes de equipo. Lo hizo aún más descaradamente, pues le indicó con la mano el momento en que debía pasarle, para que no hubiera la menor duda.

Ninguno de los dos cambios de posiciones de Ferrari, que adulteraron el resultado lógico de dos grandes premios, suscitaron la menor polémica ni protesta por parte de McLaren o Jordan, los dos equipos cuyos pilotos, Häkkinen y Frentzen, estaban con el irlandés en liza por el campeonato. Porque en aquellos años se daban órdenes de equipo (como ahora) que los equipos y la FIA aceptaban siempre (no como ahora).

Mika Salo, ejemplo de respeto a las ordenes de equipo

A pesar de tantos regalos, Irvine no fue campeón del mundo, no volvió a ganar un gran premio en su vida, y de los cuatro que adornan su palmarés, dos fueron conseguidos gracias a las ordenes de equipo.

Michael Schumacher consiguió que Ferrari ganara el título de constructores y que Irvine perdiera el de pilotos a manos de Häkkinen, para ser él quien al año siguiente ganara el ansiado título para Ferrari, iniciando una racha de cinco coronas consecutivas a las que puso punto final Fernando Alonso con su Renault.

Y en cuanto a Salo, Irvine le regaló el trofeo de ganador del gran premio de Alemania, consiguió subir al podium al acabar tercero en Monza, Luca de Motezemolo le regaló un Ferrari de turismo en agradecimiento a su renuncia a ganar el gran premio de Alemania, y Jean Todt intercedió por él ante Sauber para asegurarle un volante para el año siguiente.

Pero por aceptar y respetar las ordenes y los intereses de su equipo, Mika Salo nunca ganó un Gran Premio.

Anuncios

Acerca de Carlos Castellá

Soy Carlos Castellá, comentarista de automovilismo deportivo. Empecé de joven en el karting, modalidad que me permitió iniciarme en las carreras y en el periodismo, y que me llevó hasta la Fórmula 1, donde fui locutor de televisión durante siete temporadas. También he trabajado en otros campeonatos como la NASCAR, el WTCC, el DTM, las World Series, la Indy Car y tantas otras experiencias acumuladas a lo largo de los años, tanto periodísticas como reglamentarias e incluso jurídicas.
Esta entrada fue publicada en Fórmula 1 y cosas históricas. Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a …Y Mika nunca ganó un Gran Premio

  1. Sergio7 dijo:

    Muy bueno este relato Carlos, no lo sabia de tan buena tinta como ahora.
    La verdad es que las ordenes de equipo deberian permitirse por el simple hecho de que hay campeonato de equipos….., y por ello unos ganan y otros pierden, y unos se llevan mas dinero que otros, porque si no, entonces que pongan un campeonato de constructores y asi, seria un dporte mas individual, sin ordenes de equipo, y cuyo campenato estaria liderado por Mercedes, seguido de Renault….
    Por constructores lo hay en otras categorias.

  2. Es un ejemplo como otros muchos que ha habido a lo largo de la historia. También los ha habido al contrario, pilotos que han desobedecido, pero eso ya lo contaré otro día.

  3. Buenas.

    Es una pena lo que le sucedió a Mika Salo, pero por otra parte fue algo totalmente lógico, pero ya me has puesto los dientes largos con los “rebeldes” 😉

    Saludos

  4. Alberto dijo:

    ¡Hola a todos!
    Según C. See “Dicen que la historia se repite, lo cierto es que sus lecciones no se aprovechan”. Una pena que no se hubiera pasado Massa por el blog ésta semana para leer esta entrada antes de hacer declaraciones como: “Sí se repitiera lo de Alemania, ganaría”. La acción de Mika Salo encaja perfectamente con la idea Montezemolo de “Ferrari está por encima de sus pilotos”, las declaraciones de Massa parecen un brindis al sol para aliviarse de la presión de sus paisanos, pero que en nada benefician a la scuderia. ¡Esperemos que la historia no se repita!
    Un saludo

  5. Alberto, hay un matiz: Salo fue fichado para unas pocas carreras, Massa lleva muchos años en Ferrari, por tanto es lógico que él no quiera percibirse como segundo de nadie. Y como bien dices, la presión en Brasil debe ser tremenda.

  6. xosinho10 dijo:

    No estoy a favor de las órdenes de equipo. Eso sí, las respeto, ya que respeto los intereses de cada marca a hacer con sus coches lo que quieran. Lo respeto ya que Fernando se jugaba mucho más que Felipe en este GP, al igual que en el ejemplo que pones, o al igual que Massa y Raikkonen en 2007 y 2008, y al igual que cientos y cientos de equipos a lo largo de la historia. Si a día de hoy están ocurriendo encubiertamente, lo están haciendo tanto McLaren como , ¿y los otros dos equipos punteros tienen “derecho” a quejarse de lo que pasó la semana pasada? También por órdenes de equipo (o mejor dicho, porque tiene cabeza y una visión de los intereses del equipo superior a su propio beneficio) Pedro se quedó sin puntuar en Turquía cuando iba más rápido que Kobayashi… y así cientos y cientos.

    No me gustan, porque, por otro lado, te pueden joder la vida desde el principio, no dejarte luchar de tú a tú: véase el 2007 de McLaren, o mismo este año lo que ocurre con Vettel y Webber, que huele bastante a chamusquina, y el detalle del alerón en Silverstone es la madre del cordero. En estos ejemplos, por “órdenes de equipo”, o por llamémosle X, ambos pilotos no corren en igualdad de condiciones.

    Creo, por otra parte, que en Ferrari ambos coches son idénticos, o muy parecidos. Que Alonso se ha ganado en pista durante lo que va de temporada (más de la mitad) lo que Massa no ha sabido obtener, por mala suerte en ocasiones, y porque Alonso siempre ha sido más rápido en todas ellas. Que en el caso de Vettel y Webber es todo lo contrario, que lo que Webber se ha ganado, se lo están dando por detrás a Vettel en el equipo. Por tanto, en mi opinión es bastante más respetable que haya órdenes de equipo en el primer supuesto que en el segundo. Pero no obstante, nadie ha salido a protestar por los “ahorra gasolina” de McLaren o RedBull, uno de ellos producido en el incidente entre Webber y Vettel en Turquía, cuando frenaban al primero para que pasara el segundo, no porque uno fuese descaradamente más rápido que el otro, y con Webber por delante en la general…

    En definitiva, que esto cada día es más circo que competición, desgraciadamente.

    Salud!

  7. Xoshino, es evidente que hay ordenes, las ha habido y las seguirá habiendo. Y que en casi todos los casos, siempre habrá alguien que las encuentre injustas o partidistas. Lo que es absurdo es negar lo evidente, o querer disfrazarlo.

  8. J. Arce dijo:

    El Ferrari de 1999 es comparable al de 2008 en una cosa: eran tan pero tan buenos que casi hacen campeones o dos pilotos como Irvine y Massa. Lo que ocurrió en esta carrera es comparable a lo que ocurrió ese mismo año en Malasia pero cambiando a Salo por Schumacher.

  9. Teucro dijo:

    Carlos,
    a mi lo que me parece mas sorprendente de todo esto es que el amiguete Irvine tuviera opciones de ser campeón del mundo. Ni siquiera entonces lo podia creer. Cuando Schumacher salió de Silverstone con el anuncio de que no correria unas cuantas carreras pensé que iba a ser un paseo para Hakkinen. Pero sí, el que fuera compañero de Pedro en Jaguar tuvo sus quince minutos en aquella temporada.

  10. Efectivamente, fue increíble que pudiera llegar a tener opciones. Creo que aquel título debió ganarlo Frentzen, porque tanto Ferrari como McLaren cometieron muchos errores. No creo que el F199 fuera excesivamente superior, pero sí que fue el primer Ferrari “bueno” de la era Brawn/Byrne.

  11. Teucro dijo:

    Carlos,
    lo siento, no puedo evitarlo. Gracias a Jesus Fraile siempre que leo, pienso y oigo Frentzen evoco las paellas de su alicantina madre! jejeje
    La verdad que fué un muy buen año para los Jordan aquel 1999.

  12. Yo nunca escuché lo de las paellas, porque al mismo tiempo que él retransmitía la F.1 para Canal Satélite Digital.

  13. Teucro dijo:

    Bueno! Con el tiempo se ha convertido en todo un clásico. Era habitual que al nombrar a Frentzen se añadiera la coletilla de “el hispano-aleman” y se solía condimentar con un “recuerden que su madre es de Alicante, y hace una paella muy buena por cierto” (o algo similar).
    La verdad que es uno de esos recuerdos que muchos guardamos de la retransmisión de aquella época.

  14. Ya digo que nunca llegué a oir eso, pero el día que Frentzen cocinó en el DTM para los periodistas me llevé un susto, porque conocía la historia. Pero no hizo paella, ¡menos mal!

  15. Teucro dijo:

    Hubiera sido la bomba esa anécdota si llega a hacer la paella.
    He estado revisando la hemeroteca de youtube y no encuentro la mítica frase, ya aparecerá.

  16. Excelente nota Sr. Castellá!

    Saludos!!

  17. Muchas gracias Daniel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s