01 – Una visita a Nivelles

Diario de mis carreras

Viernes, 30 de Abril

03.30h. Nuevo record de madrugón, al menos este año. Las tres y media, manda c… tengo el vuelo a las seis y media. Había otro a las nueve, pero me pareció una pérdida de tiempo, así que en pie, y a las carreras.

06.30h. El vuelo sale en punto, y afortunadamente no hay nadie más en mi fila, porque en estas compañías “low cost” los asientos están tan enganchados los unos a los otros que apenas hay espacio para moverse. Un paupérrimo desayuno de pago (4 euros por una magdalena congelada y un café que parecía hecho filtrando el agua por los calcetines sucios del comandante) me ayudan a soportar el vuelo, que hacemos por encima de un colchón de nubes permanente. Yendo a Bélgica, ya veo de qué va a ir el fin de semana.

09.00h. Llegamos bien, aunque a una Terminal muy alejada. Mientras voy recorriendo pasillos veo diversos anuncios, y uno de ellos es del famoso “Atomium” de Bruselas. Lo visité hace muchos años, cuando el mundial de Karting aquí en Bélgica, en Nivelles… mientras tengo estos recuerdos me viene a la cabeza una idea: con lo pronto que es, ¿y si voy a visitar Zolder o Nivelles? Lástima que no se me ocurriera ayer por la noche.

10.00h. Ya tengo el coche, un precioso Mercedes 180 (anda que si me vieran los del DTM), un plano de Bélgica y mi GPS conectado. Estudio el terreno, y tanto Nivelles como Zolder están a distancias asequibles. Opto por Nivelles porque es un circuito abandonado, cuando el mundial de karting ya estaba en desuso, o sea que a saber lo que queda de él. Hace cuatro o cinco años lo busqué por el “Google hearth” y todavía se veía perfectamente la silueta, así que vale la pena intentarlo.

10.15h. No se si la habré pifiado. Para ir hacia Charleroi tengo que dar la vuelta al anillo de Bruselas, y el embotellamiento es descomunal. Pero en fin, ahora ya no hay salida. Cuando por fin termina la ronda de circunvalación el tráfico mejora, pero veo a las vacas acostadas, señal de que la lluvia está al caer. De todas formas, en situaciones como esta ir con GPS es fenomenal, da una gran tranquilidad.

11.00h. No llego a entrar en Nivelles, me voy directamente a Baulers (el nombre del circuito era Nivelles-Baulers) y a partir de ahí empiezo la búsqueda: ni rastro de nada que pueda hacer suponer que por aquí había un circuito. Llamo a casa, y mi hijo Daniel busca por Internet y lo encuentra. Me va guiando, pero claro, no estamos en Alemania: tengo que encontrar la carretera N252, y el único letrero está… ¡una vez dentro de ella! Así buscándola, pierdo un tiempo precioso. Para acabarlo de rematar, es la carretera por la que he llegado a Baulers.

11.30h. Finalmente llego a un polígono industrial donde según Daniel tiene que haber algo del circuito. Lo que él me cuenta y lo que yo espero encontrar (de acuerdo con mis vivencias de…¡1980! no tienen nada que ver, y por fin entiendo que del circuito como tal no queda casi nada. Estoy encima de él, y no me he dado ni cuenta. Bajo del coche y veo un trozo de asfalto. Voy más allá y veo otro poco, probablemente esta era la recta de meta. Salto un montículo, sorteo una valla y veo que la recta sigue, sembrada por completo de árboles y arbustos. Ante la evidencia del desastre, hago un último intento bordeando unos edificios, y así doy con lo que podría haber sido la recta de atrás. De la gran curva, los boxes, las tribunas o algo parecido, no se ve ni rastro.

12.00h. Si camino por esa recta quizás pueda encontrar algo más, pero no vale la pena. Decido marcharme con una cierta decepción, aunque me alegro mucho de haber venido: se que Nivelles como circuito de carreras ya no existe, y que de la pista en la que Peter Köene y Ayrton Senna lucharon por el mundial no hay nada, convertido todo en un aséptico polígono de edificios de cristal. De todo aquello ahora sólo tengo mis propios recuerdos y algunas fotos que quizás algún día publicaré en alguna parte.

Esta era la recta de meta, vista en sentido contrario 
 
 Sábado, 1 de Mayo
 
10.00h. Busco por Internet el circuito de Nivelles, y veo lo que me decía Daniel. Creo que ayer me equivoqué, porque el trazado se ve perfectamente. Lo que pasa es que está convertido en calles, y por eso me resultó irreconocible. Pero la gran curva sigue estando ahí, sólo que en vez de ser una curva de circuito, es una calle en forma de curva, con sus aceras, sus farolas, sus pasos de peatones etc. ¿Cómo iba a reconocerla? Si vuelvo el año que viene, volveré a visitarlo.
Domingo, 2 de Mayo
 
17.00h. Termino mi trabajo en las World Series, ya tengo todos los textos escritos, sólo faltan las declaraciones y clasificaciones, pero eso puede esperar. En vista del mal tiempo, decido marcharme. Una vez en el coche tomo una decisión que ya venía rondado desde la mañana: ¡volver a Nivelles! Si el tráfico pinta mal, siempre estoy a tiempo de pasar de largo.

18.30h. Ha sido una verdadera carrera contra reloj, contra la lógica y contra mi espíritu conservador, que me impulsaba a irme hacia Bruselas. Pero tras ver el circuito por Internet, me había quedado un mal sabor de boca, así que a pesar de las increíbles tormentas que me van sacudiendo y ralentizando cada dos por tres, acabo llegando de nuevo a Baulers. Ahora si, doy un rápido paseo por todo lo que fue el circuito y que ahora no son más que calles que sólo conservan la forma original, y ya satisfecho, corriendo al aeropuerto. Hacer esto hoy ha sido un poco de locura, pero en fin, de vez en cuando uno puede saltarse su propia lógica, y aunque no se muy bien porqué, tenía la necesidad de zanjar definitivamente este tema. Quizás por que en el fondo se muy bien que nunca más volveré (¿para que?), pero como Nivelles forma parte de mi propio pasado, no quería dejarlo a medias. Si hay una próxima ocasión el destino será otro lugar, porque lo que había que ver aquí, ahora si, está visto definitivamente.

Esto era una curva de un circuito de carreras

Anuncios

Acerca de Carlos Castellá

Soy Carlos Castellá, comentarista de automovilismo deportivo. Empecé de joven en el karting, modalidad que me permitió iniciarme en las carreras y en el periodismo, y que me llevó hasta la Fórmula 1, donde fui locutor de televisión durante siete temporadas. También he trabajado en otros campeonatos como la NASCAR, el WTCC, el DTM, las World Series, la Indy Car y tantas otras experiencias acumuladas a lo largo de los años, tanto periodísticas como reglamentarias e incluso jurídicas.
Esta entrada fue publicada en Circuitos. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a 01 – Una visita a Nivelles

  1. Mazur dijo:

    Leyendo los dos artículos sobre los circuitos antiguos ( Spa y este de Nivelles), se me ha ocurrido que podrías hacer uno sobre el circuito de Terramar en St. Pere de Ribes, el primer ( y único) circuito oval en España usado para competición.
    Si estás interesado en hacerlo, dispongo de algo de material sobre él y varias fotos ( aunque la red está plagada de ellas). Además, vivo relativamente cerca del circuito y siempre puedo conseguir algo más ( sería espectacular ver coches de la Nascar allí, jejeje)

  2. Carlos Castellá dijo:

    Tocaría hacer algo, sí, reivindicarlo antes de que desaparezca. Tomo nota de tu sugerencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s